La polémica sobre la legalidad de los «Binance Angels»

Compartir

Cheikh Kante oyo hablar por primera vez de criptomonedas en una clase de economía en la universidad, en Senegal. Pronto empezó a operar con criptomonedas porque le atraía el concepto de un sistema monetario alternativo. Hace aproximadamente un año, este joven de 28 años solicitó convertirse en Binance Angel, el nombre nnnmnbty78e-del programa de voluntariado no remunerado de Binance, la mayor bolsa de criptomonedas del mundo.

Binance promociona el programa con atractivos vídeos en los que aparecen animados eventos de la empresa y voluntarios vestidos con merchandising corporativo. En 2022, Binance tenía 380 Angels activos en 81 países, reveló Rosalind Adams en un reportaje para el medio financiero Barron’s..

El CEO de la compañía ha calificado a la unidad de voluntarios como el «secreto del éxito de Binance», pero los expertos dicen que el programa podría ir en contra de varias leyes laborales en EEUU y en otras partes del mundo.

Los Angels reciben varios beneficios de Binance, como clases en línea y descuentos en las tarifas de corretaje, pero los documentos internos revisados por Barron’s muestran la importante carga de trabajo que requiere el programa. Los Angels son responsables de gestionar los canales de las redes sociales, planificar eventos y reuniones a gran escala y probar nuevos productos. Reciben instrucciones sobre cómo gestionar las relaciones con los clientes y no se les permite promocionar otras criptomonedas. Los supervisores vigilan de cerca su trabajo para asegurarse de que cumplen las normas de la marca.

«Para los Angels nuevos, el despido puede producirse como resultado de su evaluación trimestral», según un conjunto de directrices internas de 10 páginas consultadas por Barron’s.

Las directrices, que se entregan a los nuevos reclutas, afirman que «los Angels son más que voluntarios. Son representantes de la visión de Binance. Los Angels son personas que quieren contribuir a la adopción y la libertad del dinero».

El tipo de trabajo realizado por los Angels no remunerados ha hecho saltar las alarmas entre los expertos en empleo. Matthew Finkin, profesor de derecho laboral en la Universidad de Illinois, opina que el programa suena como «una forma de obtener mano de obra gratuita».

Binance declinó responder a preguntas concretas sobre su programa de Angels. En un comunicado, un portavoz de la compañía dijo que «el programa Binance Angel es un programa de embajadores como cualquier otro programa de embajadores de las grandes corporaciones. Los Binance Angels son voluntarios, no son empleados de Binance y no reciben remuneración de Binance». La compañía dice que no da acceso a los Angels a los sistemas internos de la empresa.

Los Angels a menudo se apuntan al programa con la esperanza de conseguir un trabajo con Binance, aunque sólo unos pocos consiguen esa oportunidad. En un vídeo de promoción de su programa, la empresa señala que «muchos Angels incluso se han convertido en empleados de Binance. Las posibilidades son realmente infinitas».

Binance dijo a Barron’s que contrató a 20 Angels del programa el año pasado, o alrededor del 5% del grupo. Binance contaba con 7.500 empleados a finales de 2022.

Los Angels eligen áreas de especialización, como la creación de contenido, la tecnología de productos o las relaciones públicas. Los solicitantes aceptados en el programa están sujetos a un período de prueba en el que se supervisan sus interacciones con otros usuarios durante varios meses antes de que puedan convertirse en un » Angel Oficial de Binance.»

Changpeng Zhao, el multimillonario de origen chino que dirige Binance, expresa a menudo su gratitud por la mano de obra no remunerada. En un tuit reciente, escribió: «Los Binance Angels son voluntarios de la comunidad. Binance no les paga. Apreciamos enormemente sus contribuciones a nuestra comunidad. Intento reunirme con ellos allá donde voy».

Kante, que afirma que comercia con criptodivisas en la bolsa de Binance, admira a Zhao. Como Binance Angel oficial, cenó con él en julio mientras el director ejecutivo estaba en Dakar para reunirse con el presidente de Senegal y el director del Banco Central de los Estados de África Occidental. Zhao tuiteó fotos más tarde.

«Es un hombre verdaderamente humilde», dice Kante de Zhao. Durante la comida, en la que participaron Binance Angels que viven en Benín y Burkina Faso, el grupo discutió cómo promover la adopción de criptomonedas en sus comunidades dentro del África francófona, según cuenta Kante. Hasta ahora, el único pago que Kante ha recibido de la empresa ha sido en forma de regalos corporativos, como sudaderas y camisetas. En el futuro, Kante espera poder trabajar en Binance como empleado a tiempo completo.

«Sí… ojalá… algún día», escribió Kante a Barron’s vía WhatsApp. Mientras tanto, como Angel ayuda a dirigir un canal de Binance en Telegram mientras planea una reunión de Binance en Senegal a finales de enero con el equipo de marketing de la compañía. Kante también negocia con diferentes monedas junto a un amigo en la plataforma Binance.

Muchos de los actuales y antiguos Angels de Binance que viven en América Latina, África y Europa cuentan que se unieron al programa de Angels en busca de experiencia laboral, a menudo con la esperanza de tener la oportunidad de conseguir un trabajo a tiempo completo en la empresa.

En muchas empresas, los programas corporativos de embajadores de marca son puestos remunerados de alguna forma. Las empresas de ropa, por ejemplo, suelen ofrecer descuentos en sus productos o créditos en la tienda a cambio de publicaciones en las redes sociales sobre su marca. Grandes empresas como Ralph Lauren o Asics tienen ofertas de empleo para embajadores de marca que pagan entre 14 y 19 dólares la hora. No es raro que las empresas internacionales paguen miles de dólares a influencers por una publicación patrocinada en Instagram o TikTok, dependiendo del número de seguidores del usuario.

Los Binance Angels reciben beneficios como merchandising de la empresa, acceso a eventos de Binance, cursos de inglés en línea y la oportunidad de conocer a Zhao. Muchos participantes hablaron positivamente de ser un Binance Angel. «Mientras no se les engañe, si estas personas realmente quieren hacer esto y no cobrar, es su decisión», afirma Omid Malekan, profesor de la Columbia Business School que ha escrito varios libros sobre criptomonedas.

Pero la falta de compensación monetaria es preocupante, según los expertos laborales.

«Cuanto más intente Binance controlar lo que hacen los influencers y cómo lo hacen, mayor será la probabilidad de que corran el riesgo de crear una relación laboral bajo la ley federal y estatal», expone J.H. Verkerke, que dirige el programa de estudios de empleo y derecho laboral en la Facultad de Derecho de la Universidad de Virginia.

Aunque Binance utiliza un lenguaje como «guiados por la misión» para describir su programa de voluntariado, como empresa con ánimo de lucro está sujeta a la Ley de Normas Laborales Justas, afirma David Weil, jefe de la División de Horas y Salarios del Departamento de Trabajo de Estados Unidos de 2014 a 2017. Esa ley de 1938 estableció las normas por la que se rige el salario mínimo y, más recientemente, las normas que guían los periodos de prácticas en Estados Unidos.

«Según las leyes de Estados Unidos, esto sería extremadamente sospechoso», afirma Weil, que actualmente es profesor en la Heller School for Social Policy and Management de la Universidad Brandeis. Opina que el programa «apesta a alguien que utiliza su influencia económica para conseguir trabajo gratis. Eso sería inaceptable según la Ley de Normas Laborales Justas».

Los antiguos Binance Angels que hablaron con Barron’s no viven en Estados Unidos, por lo que la Ley de Normas Laborales Justas no se aplica a su trabajo voluntario. Pero los expertos internacionales sostienen que el programa Binance Angels hace sonar las alarmas en varias jurisdicciones.

Miriam Cherry, profesora de la Facultad de Derecho de la Universidad St. John’s y antigua investigadora visitante de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), afirma que el 90% de los países del mundo tienen leyes sobre salario mínimo. Una prueba para evaluar el trabajo voluntario, añade, es la respuesta a la pregunta: «¿Estás haciendo un trabajo que normalmente haría un empleado? ¿Sería algo que normalmente se paga?».

«Son una empresa con ánimo de lucro, y estos trabajadores realizan actividades durante un periodo de tiempo sostenido», continúa Cherry. «Esto no parece quedar en una zona gris».

Los Binance Angels están «sujetos a evaluaciones trimestrales para determinar la actividad y el rendimiento en todas las comunidades locales de Angel» y pueden ser dados de baja del programa por bajo rendimiento o falta de capacidad de respuesta, según rezan las directrices del programa.

Ante las preguntas sobre qué leyes nacionales seguía la empresa, un portavoz de Binance respondió: «llevamos a cabo revisiones periódicas del programa en las jurisdicciones en las que operamos para asegurarnos de que cumplimos las leyes locales».

Cherry afirma que a menudo es difícil hacer cumplir las normas laborales más allá de las fronteras internacionales. La OIT, un organismo especializado de las Naciones Unidas, tiene como objetivo desarrollar normas internacionales en torno al trabajo justo, pero sus convenios no son legalmente vinculantes.

Lanzada en 2017, Binance es la mayor plataforma de criptomonedas del mundo. Es privada y no divulga públicamente información sobre sus resultados financieros. En 2022, la plataforma gestionó un volumen medio de operaciones de unos 66.000 millones de dólares cada día, según cifras facilitadas por la empresa.

Desde el colapso y la quiebra de la criptoempresa rival FTX, Binance se ha enfrentado a dudas sobre su propio negocio, así como sobre la seguridad de los depósitos en su bolsa. En diciembre, The Wall Street Journal informó de que la empresa se enfrentó a retiradas de miles de millones de dólares por parte de los usuarios en tan sólo unos días. La empresa auditora Mazars, al interrumpir su trabajo para clientes de criptomonedas, retiró de su sitio web un informe sobre las reservas de Binance.

Binance declaró en ese momento que las acciones de Mazars no querían decir que los fondos de los clientes estuvieran en riesgo. «Estamos a favor de la transparencia adicional y estamos estudiando la mejor manera de proporcionar esos detalles en los próximos meses», afirmó.

El siguiente mayor competidor de Binance es la empresa estadounidense Coinbase Global (COIN), que salió a bolsa en el Nasdaq en abril de 2021. Coinbase ha visto caer su valor de mercado de 75.000 a 10.000 millones de dólares en los últimos 14 meses.

Los requisitos de las empresas públicas de EEUU obligan a Coinbase a divulgar sus estados financieros trimestrales y otra información comercial. Binance, de capital privado, no está sujeta a las mismas normas. La empresa se negó a responder a preguntas sobre su sede, señalando que tiene oficinas regionales en Dubai y París. Con frecuencia se describe a sí misma como una empresa internacional.

El propio Zhao se desplaza con frecuencia. Recientemente tuiteó que el año pasado pasó 580 horas volando y visitó 43 países. La empresa tiene un socio estadounidense independiente con sede en California conocido como Binance.US. Un portavoz de Binance.US afirma tener su propio programa de Angels voluntarios que es similar a la visión original de Zhao.

Independientemente de la ubicación, las principales responsabilidades de los Angels son supervisar las redes sociales como Telegram y Discord y planificar eventos en las comunidades locales, según entrevistas y documentos.

Ángel González, de 22 años, pasó un año como Binance Angel trabajando en Venezuela. Se unió por su interés en las criptomonedas y para adquirir experiencia profesional. «Es un programa de voluntariado, pero trabajas con el departamento de marketing, con todos los becarios, y puedes adquirir muy buena experiencia allí con un equipo profesional», afirma.

Las directrices para Angels incluyen la recomendación de planificar eventos para un mínimo de 100 asistentes.

«Los encuentros pueden ser tanto formales como informales, pero la clave es la participación», dicen las directrices. «Siempre que los fans de Binance puedan mezclarse y compartir su amor por la marca dentro y fuera de la red, estaremos encantados de acoger tus ideas y apoyarte durante todo el proceso. Queremos que nuestros Angels se sientan empoderados».

González acabó abandonando el programa porque aceptó un puesto remunerado en otra empresa de criptomonedas y no tenía tiempo para gestionar al mismo tiempo su trabajo voluntario no remunerado.

Fedir Makarchuk, que vive en Kyiv, Ucrania, también buscaba experiencia para trabajar en el mundo de las criptomonedas cuando se unió al programa Angels en 2021. Inicialmente fue rechazado para trabajos remunerados en el campo, pero consiguió una entrevista para convertirse en un Binance Angel y decidió unirse.

Después de firmar, los Binance Angels deben crear nuevos alias para acceder a los canales de Telegram de Binance con el fin de separar su trabajo de las cuentas personales, según las directrices de la compañía. Makarchuk obtuvo un número de teléfono separado para supervisar las redes sociales de Binance como Angel, a petición de la empresa.

«Queremos asegurarnos de que contamos con las personas adecuadas, y nos tomamos muy en serio la seguridad en este espacio», respondió un portavoz de Binance a preguntas sobre su periodo de prueba para los voluntarios.

Los Binance Angels reciben directrices sobre cómo responder a preguntas rutinarias de los clientes del estilo de «¿cómo garantiza Binance que mis fondos están seguros?», según documentos a los que tuvo acceso Barron’s.

«Buena pregunta», dice el guión. «En cripto, la seguridad está directamente relacionada con el tipo de ‘cartera’ que utilices». El script señala que Binance es una cartera digital que podría ser vulnerable a hackeos externos, pero agrega: «afortunadamente Binance tiene un fondo SAFU que es un fondo separado dedicado a salvaguardar Binance de este tipo de hackeos.» (El nombre del fondo proviene de las siglas de su nombre en inglés, que se puede traducir como Fondo de Activos Seguros para Usuarios).

Makarchuk, de 31 años, atribuye al programa Angel el haberle ayudado a conseguir un trabajo seis meses después. «Se puede utilizar como un importante escalón en tu carrera profesional en el sector de las criptomonedas», dijo a Barron’s.

Androux Reabow, un Binance Angel en Londres, cuenta que el puesto de voluntario lo abarcaba todo. «Querían que hicieras unas 12 horas a la semana, pero en general yo hacía bastante más». Se convirtió en parte de su rutina diaria: «Podía estar por la calle y respondiendo a mensajes en Telegram o Discord», explica.

«No hay ningún requisito para adquirir responsabilidades», explica un portavoz de Binance sobre el programa. «Los Binance Angels no tienen acceso a los equipos de Binance ni a sus sistemas internos».

Las directrices del programa indican que está «estrictamente prohibido hacer publicidad de cualquier grupo externo/premium u otros criptoproyectos».

Reabow, al igual que González y Makarchuk, habló positivamente del programa. Él también dejó finalmente de trabajar como Binance Angel porque consiguió un empleo trabajando en cripto.

Weil, el antiguo jefe de la División de Horas y Salarios del Departamento de Trabajo de EEUU, opina que la esperanza de los Binance Angels de obtener puestos a tiempo completo con la empresa hace que el programa suene esencialmente como prácticas no remuneradas, que fueron objeto de una disputa legal de alto perfil durante su mandato en el Departamento.

En 2011, dos becarios de Fox Searchlight demandaron a su empleador, argumentando que el trabajo era una violación de la Ley de Normas Laborales Justas. (En el momento de presentar la demanda, Fox Searchlight era propiedad de News Corp, que publica Barron’s).

Posteriormente se llegó a un acuerdo que compensaba a algunos antiguos becarios no remunerados por su trabajo. En 2015, el Tribunal de Apelaciones del Segundo Circuito de Estados Unidos declaró que era demasiado rígido clasificar a los becarios no remunerados como empleados a tiempo completo, pero dictaminó que tenía que haber algún valor educativo o formativo como parte de las prácticas para justificar que no se les pagara.

«La legislación de este país es especialmente estricta con las empresas con ánimo de lucro que ofrecen prácticas no remuneradas, por la preocupación que suscitan la explotación y la influencia y el poder del empleador», afirma Weil, «que es la razón por la que regulamos los mercados laborales en primer lugar».


 

Economista venezolano Jesús Casique realiza colecta para la compra de insumos y medicamentos tras sufrir ACV



COMMENTS