César Augusto Camacaro Hoyos, el hombre que controla en Venezuela el tráfico de drogas hacia el Caribe desde el estado Falcón

Compartir

César Augusto Camacaro Hoyos es el presunto líder de una organización criminal dedicada al tráfico de drogas hacia las islas del Caribe, que opera desde el estado Falcón, particularmente en la ciudad falconiana de Sabana Alta, además de zonas del oriente de Venezuela. Este hombre de 45 años de edad, nacido en Porlamar (Nueva Esparta), ha logrado burlar la persecución de las autoridades venezolanas en varias ocasiones, a pesar de estar involucrado en múltiples averiguaciones por porte ilegal y ocultamiento de armas, legitimación de capitales y tentativa de homicidio, según un reporte de expresa.se.

Un historial delictivo que se remonta a la primera década del siglo

Camacaro Hoyos está en el radar de los cuerpos de seguridad venezolanos desde la primera década de este siglo, cuando fue detenido por primera vez por la policía política (Disip) en el estado Falcón. En esa ocasión, salió librado con una medida cautelar. Dos años después, en septiembre de 2008, fue señalado nuevamente tras el hallazgo de dos fusiles, una subametralladora y una escopeta, así como numerosas municiones en una humilde vivienda del caserío Sacuragua, a quince kilómetros de Adícora. Según las actas del expediente, los detenidos (el venezolano Javier Marcelino Hurtado y el colombiano Jorge Valbuena) indicaron que esas armas las habían guardado por órdenes de Camacaro y su segundo en la organización, Max Thompson Pérez. Además de los fusiles, llamó la atención de los efectivos de la Guardia Nacional la cantidad de dispositivos de comunicación satelital ocultos en ese inmueble, lo que sugería una actividad distinta a la mera detentación de las armas.

En febrero de 2011, Camacaro Hoyos fue mencionado nuevamente en el curso de un expediente por un presunto tráfico de drogas a islas del Caribe. Una informante, que decía integrar una “red de inteligencia social”, alertó sobre las andanzas de un grupo dedicado a la piratería, el tráfico de armas y drogas. En este procedimiento actuaron agentes de la policía judicial. Curiosamente, al inicio se vinculó esta organización al hallazgo de tres bultos de psicotrópicos en La Vela. Un asunto por el que privaron de libertad a una pobladora, Caroly Flores, que fue delatada por vecinos. Camacaro Hoyos se presentó ante el Ministerio Público nueve meses después del incidente. Como por arte de magia, el cargo por tráfico de drogas se consideró que no estaba “configurado”. Y el juez de control Jean Carlos Palencia le otorgó una medida cautelar, al tiempo que mantuvo las imputaciones por ocultamiento de armas de guerra y asociación para delinquir.

Una captura frustrada en Curazao

En 2023, Camacaro Hoyos volvió a ser noticia cuando fue capturado y trasladado a Curazao por una embarcación neerlandesa que lo interceptó mientras transportaba un repuesto para una embarcación accidentada en alta mar. En ese país se le imputaron los cargos de intento de asesinato contra un policía y presunto tráfico de drogas. La Fiscalía curazoleña presentó como evidencia del intento de asesinato –el delito más grave– algunos casquillos de balas encontrados en el barco donde Camacaro Hoyos se desplazaba, alegando que pertenecían a un arma accionada por el detenido. Sin embargo, las experticias determinaron que el arma desde la que se efectuaron los disparos en realidad coincidía con las que utiliza la Armada de Curazao, una conclusión que fue ratificada en la segunda experticia realizada en Países Bajos. Así, las cosas, ese elemento fue clave para que la jueza del caso decretara la libertad plena de Camacaro Hoyos y, a su vez, sobreseyera la causa por el otro delito, es decir, sospechoso en el tráfico de drogas, debido a que no consiguieron elementos, pruebas materiales.

Una nueva ronda de allanamientos y confiscaciones

Desde la tercera semana de enero de 2023, efectivos de la Superintendencia Nacional Antidrogas (Sunad) y de la Guardia Nacional iniciaron una nueva ronda de visitas domiciliarias para dar con el paradero de Camacaro Hoyos y desmantelar su supuesta red criminal. Fueron incautados más de treinta inmuebles en el municipio Carirubana, el mismo donde tenía su centro de acción Emilio Enrique Martínez, alias Chiche Smith. Quedaron en poder de las autoridades una discoteca (Carpe Diem), tiendas en el centro comercial Las Virtudes, una maderera, dos fincas y varias viviendas. También se hicieron con doce caballos de coleo. En la urbanización Punta Cardón de Punto Fijo incautaron una camioneta Toyota Prado y dos cuatrimotos, ideales para rondas playeras. Otros tres vehículos fueron confiscados en dos estacionamientos, ubicados respectivamente en la misma urbanización y en Puerta Maravén. Las diligencias se han extendido hasta el estado Sucre, donde la Guardia Nacional decomisó una embarcación multipropósito, fondeada en el muelle de Pescalba, Cumaná. Está a nombre de una empresa propiedad de Camacaro Hoyos.

Una persecución penal sin resultados

Pero a pesar de todas estas acciones policiales, no han podido dar con el paradero del supuesto líder de este grupo. Tampoco han reportado el hallazgo de algún alijo de estupefacientes. Eventualmente, se han hecho contactos con policías de Colombia e islas del Caribe, ante la presunción de que, nuevamente, este hombre pudo haber salido de Venezuela.

Camacaro Hoyos ha negado todas las acusaciones en su contra y ha denunciado ser víctima de una persecución penal orquestada por un hombre identificado como Simón Álvarez, acusado de controlar las mafias de combustible subsidiado en perjuicio de los pescadores falconianos. Según su equipo legal, su negativa a ceder ante las pretensiones de Álvarez habría sido el detonante para lo que califican como una “campaña mediática” y una “extorsión judicial”. No conforme con esto, según su defensa, también estaría tratando de implicarlo en un caso de incautación de 84 panelas de droga en La Vela de Coro. Con base en una supuesta llamada anónima, las autoridades procedieron a allanar su vivienda, donde encontraron un arma de fuego aparentemente no registrada. Esto dio pie para que se le imputara el delito de tenencia ilegal de arma de fuego y se le amenazara de emitir una orden de aprehensión en su contra por el caso de las 84 panelas de droga, si no pagaba una coima en dólares. Camacaro Hoyos también fue sobreseído por el cargo de posesión ilegal de armas, pero el proceso por narcotráfico sigue su curso.


 

Economista venezolano Jesús Casique realiza colecta para la compra de insumos y medicamentos tras sufrir ACV



COMMENTS