Los delitos por los que Estados Unidos acusa a los venezolanos Juan Fernando Serrano Ponce y Juan Carlos Soto relacionados con el contrabando de petróleo

Compartir

Imagen: Juan Fernando Serrano Ponce

Un tribunal federal de Nueva York acusó a siete personas de conspirar para comprar tecnología militar estadounidense sensible, contrabandear petróleo y lavar decenas de millones de dólares en nombre de ricos empresarios rusos. Fue un acuerdo que reunió a oligarcas de algunos de los principales adversarios de Estados Unidos.

Los demandados son: Juan Fernando Serrano Ponce, Juan Carlos Soto, Yury Orekhov, Artem Uss, Svetlana Zurugasheva, Timofey Telegin y Sergey Tulyakov.

Juan Fernando Serrano Ponce es directivo de la empresa TRESEUS, que se presenta en LinkedIn como especialista en el mercado de Oriente Medio y tiene oficinas en Murcia, (España) y Dubai (Emiratos Árabes).

En las comunicaciones electrónicas entre Yuri Orehkov y Juan Fernando Serrano Ponce el año pasado, cada lado se jactaba de tener conexiones con poderosos expertos.

“Esta es nuestra empresa matriz”, escribió Orehkov a Serrano, pegando un enlace al sitio web de la empresa de aluminio y un enlace a la página de Wikipedia del propietario. “Él también está bajo sanciones. Es por eso que (estamos) actuando desde esta empresa”.

Serrano, para no quedarse atrás, respondió que su compañero también estaba sancionado.

“Es una de las personas influyentes en Venezuela. Súper cercano a la vicepresidenta”, escribió, publicando un enlace que muestra los resultados de la búsqueda de un abogado y empresario venezolano que actualmente es buscado por Estados Unidos por cargos de lavado de dinero y soborno, reveló Cuentas Claras Digital.

Ninguno de los presuntos socios fue acusado en el caso ni están identificados por su nombre en la acusación. Además, no está claro qué vínculos tiene realmente Serrano con el informante venezolano que citó, si es que tiene alguno.

Pero la descripción del multimillonario ruso coincide con la de Oleg Deripaska, quien fue acusado el mes pasado en un caso separado de sanciones en Nueva York. Algunas de las ganancias que supuestamente canalizó a los EE. UU. fueron para apoyar a una atleta olímpica de atletismo uzbekistaní mientras daba a luz a su hijo en los EE. UU.

Mientras tanto, el venezolano es el magnate de los medios Raúl Gorrín, según alguien cercano a las fuerzas del orden de EE. UU. que habló bajo condición de anonimato para hablar sobre una investigación en curso. Gorrín permanece en Venezuela y está en la lista de los más buscados por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE. UU. por supuestamente ser el autor intelectual de un plan para desviar $ 1.2 mil millones de PDVSA, la compañía petrolera estatal de Venezuela.

Si bien las sanciones de EE. UU. sobre el petróleo venezolano se aplican solo a los estadounidenses, muchas entidades extranjeras e individuos con negocios en EE. UU. se mantienen alejados de las transacciones que involucran a la nación de la OPEP por temor a ser sancionados.

Por esa misma razón, el petróleo de Venezuela se vende con un gran descuento, alrededor de un 40% menos que el precio de mercado, según la acusación. Pero tales términos de elección requieren algunas maniobras poco ortodoxas.

Por ejemplo, en lugar de transferir fondos instantáneamente a través de bancos occidentales, el pago debe tomar una ruta más tortuosa.

En una transacción de este año citada en la acusación, la compra de un camión cisterna lleno de fuel oil venezolano por valor de 33 millones de dólares, los presuntos cómplices discutieron la canalización de pagos de una empresa fachada en Dubái, llamada Melissa Trade, a cuentas ficticias en Hong Kong, Australia. e Inglaterra Para ocultar la transacción, supuestamente se falsificaron documentos para describir la carga como «guisantes verdes enteros» y «arroz con cáscara voluminoso».

Pero como suele ser el caso en las transacciones clandestinas, el efectivo parece haber sido el rey.

“Su gente puede ir directamente a PDVSA con uno de mis empleados y pagarles directamente. Hay 550.000 barriles… para cargar el lunes”, escribió Serrano Orekhov en un mensaje de noviembre de 2021.

También se habló de dejar millones en efectivo en un banco en Moscú, Evrofinance Mosnarbank, que es propiedad de PDVSA. Fue un conducto importante para el comercio con Rusia hasta que también recibió sanciones de EE. UU. en 2019.

Los dos demandados también contemplaron una posible transacción espejo mediante la cual el efectivo entregado a un banco en Panamá se pagaría el mismo día en una sucursal del mismo institución sin nombre en Caracas, la capital de Venezuela.

Pero el método de pago preferido de Orekhov parece ser Tether, una criptomoneda que pretende estar vinculada a monedas más estables como el dólar estadounidense.

“Es más rápido que la transferencia telegráfica”, escribió Orekhov con respecto a una compra planificada de 500.000 barriles de petróleo por valor de 17 millones de dólares. “Es por eso que todo el mundo lo hace ahora. Es conveniente, es rápido”

Sin embargo, no son solo las transacciones financieras las que constituyen un desafío. Entregar el crudo presenta su propio riesgo porque la mayoría de las compañías navieras y aseguradoras no harán negocios con Venezuela y otras entidades sancionadas. En los últimos años, el gobierno de EE. UU. ha incautado varios camiones cisterna sospechosos de transportar combustible iraní con destino a Venezuela.

Para ocultar los orígenes del petróleo, Orekhov y Serrano discutieron instruir al petrolero vietnamita que estaban usando para apagar su sistema de seguimiento obligatorio para evitar ser detectados mientras cargaban en “Disneyland”, una referencia codificada a Venezuela.

Si bien la embarcación no está identificada por su nombre en la acusación, los documentos de envío internos de PDVSA vistos por The Associated Press muestran que se trataba del Melogy, un petrolero de dos décadas de antigüedad propiedad y operado por una empresa con sede en Hanoi llamada Thang Long Gas Co.

Los datos de seguimiento de barcos recopilados por Marine Traffic muestran que el Melogy se “oscureció” el 31 de diciembre de 2021, ya que se desplazaba vacío frente a la costa de Venezuela, cerca de la vecina Trinidad y Tobago. Casi cuatro meses después, el 18 de abril, reanudó las transmisiones, con el casco completamente cargado y navegando hacia Asia.

El 9 de junio, el barco transfirió su carga en el mar a un barco de almacenamiento flotante, el Harmony Star, frente a la costa de Malasia, según muestran las imágenes de satélite. Ese mismo barco ha sido identificado como parte de una red más amplia de contrabando de petróleo que ayuda a Irán, según una investigación de United Against Nuclear Iran, un grupo con sede en Nueva York que sigue de cerca los envíos de crudo de los países sancionados.

 

Economista venezolano Jesús Casique realiza colecta para la compra de insumos y medicamentos tras sufrir ACV



COMMENTS