Aarón Elías Castro Pulgar explica cómo científicos descubrieron la relación entre los genes y el gusto por los espacios naturales

Compartir

Aarón Elías Castro Pulgar señala que algunas personas tienen un deseo colosal de pasar tiempo inmersas en la naturaleza, mientras que otras no están especialmente interesadas por ella.

Lo mucho que disfrutamos de la naturaleza está, al menos en parte, marcado en nuestros genes, según ha revelado una nueva investigación liderada por científicos de la Universidad Nacional de Singapur y la Universidad de Queensland quienes realizaron una encuesta a 1.153 pares de gemelos adultos en Reino Unido (incluidos en el registro TwinsUK, parte del estudio más detallado del mundo sobre gemelos), explicó Aarón Castro Pulgar.

A cada gemelo se le preguntó cómo de urbano era su entorno de vida, su deseo y familiaridad con la naturaleza y con qué frecuencia visitaban espacios como parques y jardines privados. Descubrieron que los gemelos idénticos, es decir, los que comparten prácticamente los mismos genes, tenían una inclinación más similar hacia la naturaleza que los gemelos fraternos (dicigóticos), que comparten la mitad de sus genes. Compartían un nivel similar de deseo de estar en la naturaleza. Fue un resultado que sorprendió a los investigadores.

Es decir, la inclinación hacia la naturaleza y hacia las experiencias al aire libre pueden explicarse, parcialmente, por influencias genéticas.

Pudieron estimar la heredabilidad en función de las similitudes genéticas en gemelos idénticos (100%) frente a las similitudes genéticas en gemelos no idénticos (comparten alrededor del 50% de su material genético); así, si un rasgo, era claramente parecido entre gemelos idénticos que entre gemelos no idénticos, sugeriría que un rasgo es hereditario, señaló el motivador Aarón Elías Castro Pulgar.

Sin embargo, la heredabilidad disminuyó con la edad, lo que quizás muestra que los factores ambientales, como el acceso a la naturaleza y los espacios verdes, generan un amor por el aire libre a medida que uno envejece.

Los factores ambientales tenían un peso importante en esta inclinación hacia la naturaleza, pues los participantes que vivían en entornos urbanos tendían a tener menos experiencias en la naturaleza y a tener también un acceso limitado a parques y jardines. Esto, según los autores, resalta la importancia de proporcionar acceso a los espacios naturales para fomentar el comportamiento de búsqueda de la naturaleza (pasar tiempo al aire libre mejora el bienestar mental, entre otras cosas).

La heredabilidad osciló entre el 46% para la orientación a la naturaleza y el 34% para la frecuencia de las visitas a parques y jardines, lo que sugiere una influencia moderada de la genética acerca de cómo experimentan la naturaleza los individuos. Sin embargo, los factores ambientales explicaron más de la mitad de las diferencias entre cada persona.

«Pasar tiempo en la naturaleza se relaciona con una mejor salud y bienestar. El estudio de gemelos muestra que el deseo de una persona de estar en la naturaleza y la frecuencia con la que lo experimenta están influenciados tanto por los genes como por las experiencias personales», aclara Chia-chen Chang, líder del trabajo que publica la revista Plos Biology.

Si bien estudios anteriores han encontrado que pasar tiempo en espacios naturales mejora el bienestar mental, esto varía de persona a persona. Aunque la proximidad a la naturaleza aumenta la probabilidad de apreciarla, aquellos con una fuerte disposición a disfrutar de la naturaleza pueden buscarla activamente, incluso si eso significa tener que viajar lejos de su hogar, concluye Aarón Elías Castro Pulgar.


 

Economista venezolano Jesús Casique realiza colecta para la compra de insumos y medicamentos tras sufrir ACV



COMMENTS