La relación de la aerolínea Avior y la familia Añez con escándalos de fraude, corrupción y lavado de dinero

Compartir

Por Haydée Riera
hable.se

En septiembre de 2023, la Europol logró capturar en el aeropuerto de Barajas (España) a Jesús Vergara Betancourt, un venezolano de origen colombiano que está involucrado en un presunto fraude financiero de gran magnitud. Vergara Betancourt es socio de Roberto Añez, un empresario venezolano dueño de Avior Airlines, una aerolínea que opera en Venezuela y otros países de Latinoamérica.


Jesús Vergara Betancourt

El arresto de Vergara Betancourt se produjo como resultado de una investigación de Europol que inició en 2012, cuando se detectaron irregularidades en los pagos de sus empresas a instituciones del gobierno venezolano, como la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) y Petróleos de Venezuela (PDVSA). Estas empresas se dedicaban a la comercialización de aluminio y otros productos, y se sospecha que también estaban relacionadas con el tráfico de drogas fuera de Venezuela. En 2011, una nota periodística acusó a Vergara Betancourt de dirigir un presunto cartel conocido como los «Narcos Alumineros» del Cartel del Orinoco.

Una estafa criptográfica de 100 millones de dólares

La investigación de Europol también habría revelado que Vergara Betancourt y Roberto Añez habían participado en una compleja estafa criptográfica que habría defraudado a inversionistas desprevenidos la asombrosa suma de 100 millones de dólares. Esta estafa se habría realizado a través de una plataforma de inversión en criptomonedas operada por ellos mismos.

Lo más sorprendente de este caso es que una parte significativa de los fondos defraudados fue liquidada por la Superintendencia Nacional de Criptoactivos y Actividades Conexas de Venezuela (Sunacrip), una entidad gubernamental que se encarga de regular el uso de las criptomonedas en el país. La Sunacrip pretendía invertir estos fondos en Avior Airlines, pero en realidad le otorgó a la aerolínea un descuento del 50% en la liquidación de los fondos. Este hallazgo plantea preguntas sobre la transparencia de la operación y la posible existencia de complicidades entre los involucrados en el caso.

Jorge y Roberto Añez, propietarios de Avior Airlines, también están bajo la lupa de Europol. Las acusaciones se centran en su presunta participación en un fraude de criptomonedas, en colaboración con Joselit Ramírez, ex Superintendente de Criptoactivos y Actividades Conexas de Venezuela. Se alega que recibieron millones de dólares en criptomonedas con un descuento significativo, pero estos fondos nunca se invirtieron en la aerolínea, según informes.

Roberto Antonio Añez enfrenta una investigación de la Oficina del Tesoro de Estados Unidos. La pesquisa está relacionada con el alquiler de una aeronave Cessna, registrada como N496RA, a funcionarios del chavismo. Como resultado de estas acusaciones, se han congelado 11 millones de dólares en una cuenta bancaria en Wells Fargo debido a transacciones sospechosas provenientes de Panamá, Venezuela y República Dominicana.

Aleczander y Jorge Añez (hijo)

Aleczander y Jorge Añez (hijo), hijos de los propietarios de la aerolínea Avior, han sido señalados por su presunta participación en delitos financieros relacionados con criptomonedas. Los hermanos Añez habrían cometido fraude al entregar millones de dólares en criptoactivos con un descuento de 50% a una empresa que nunca los registró en sus ingresos. Además, se les acusa de tener vínculos con la agencia marina Desarrollos 1405 CA, involucrada en el caso de corrupción de Pdvsa y la Sunacrip.

Según las fuentes, los herederos Añez habrían actuado en complicidad con Joselit Ramírez, el exsuperintendente de Criptoactivos y Actividades Conexas, quien se encuentra detenido por su relación con el caso Pdvsa-Cripto. Ramírez habría facilitado el acceso a los monederos virtuales que almacenan las criptomonedas que están siendo buscadas por las autoridades. Se desconoce el destino final de los fondos, que podrían haber sido usados para financiar actividades ilícitas.

La investigación también salpica a los hijos de los hermanos Añez, quienes ocupan cargos importantes dentro de Avior. Jorge Añez (hijo), por ejemplo, tiene responsabilidades gerenciales que le fueron delegadas por su padre. Los hijos de los hermanos Añez son señalados como los responsables de manejar los monederos virtuales que contienen las criptomonedas en cuestión.

El Gobierno de Venezuela le prestó a Avior decenas de millones de dólares en criptomonedas, cobrando solo el 50% de su valor. El objetivo era que la aerolínea invirtiera el dinero en modernizar su flota y así servir de transporte aéreo a los funcionarios del gobierno, aprovechando que Avior no estaba sancionada como Conviasa. Sin embargo, el plan se frustró cuando el director de la Sunacrip, Joselit Ramírez, quien era el gestor de la operación, fue encarcelado por las autoridades venezolanas. Ramírez, impulsado por Jesús Vergara Betancourt y Leonardo Dellán, había depositado las criptomonedas en unas carteras que desaparecieron junto con los hijos Añez, quienes huyeron a su residencia en Doral, Florida. La Fiscalía 73 del Ministerio Público venezolano ha emitido una orden de captura contra ellos y la Europol también se ha interesado por el caso.

En otro frente, Jesús Vergara Betancourt, empresario de origen colombiano, ha enfrentado problemas legales desde 2021. Fue detenido por el DGCIM y ahora enfrenta cargos por estafa agravada de acción continuada y asociación para delinquir. Anteriormente propietario de la Fundación Lala, un conglomerado de empresas filantrópicas, Vergara también era dueño del Lala Fútbol Club. Sin embargo, este equipo fue desafiliado de la primera división del fútbol venezolano debido a impagos, y su propietario ahora enfrenta un proceso judicial por presunta estafa y asociación para delinquir.

Aleczander Añez, el hijo de Roberto Añez, también es investigado

Las autoridades también han incluido a Aleczander Añez, hijo de Roberto Añez, como uno de los investigados en este caso. A Aleczander Añez se le acusa de ser el único administrador de la plataforma de inversión en criptomonedas que habría estafado a los inversionistas.

Aleczander Añez

Aleczander Añez es el presidente de MWC Charter & Concierge, MWC International Service Llc y MWC Management Group Llc, empresas especializadas en la organización de lujosas vacaciones, aviones privados y yates para personas relacionadas con el chavismo. Además, otra de sus empresas, Miami Luxury Yacht Group, se encarga de gestionar compras, ventas y vacaciones en yates que a menudo son utilizados por altos funcionarios del chavismo.

La Fiscalía 73ª del Área Metropolitana de Caracas cursó peticiones de búsqueda contra Vergara Betancourt y Aleczander Añez a la Interpol y Europol, siendo esta última agencia la que finalmente detuvo a Vergara Betancourt. Otros nombres solicitados en este grupo aún no han sido capturados.

Corrupción en PDVSA y acusaciones de lavado de dinero

En medio de los titulares sobre corrupción y lavado de dinero en la industria petrolera venezolana en los últimos años, recientemente se ha destapado un caso que involucra a destacados empresarios y funcionarios públicos, entre ellos Jorge Dellán, Roberto Añez y Pedro Ferrer.

Jorge Dellán, reconocido operador financiero y primo de Leonardo González Dellán, expresidente del Banco Industrial de Venezuela, ha sido señalado en una investigación liderada por Europol como uno de los principales implicados en un caso de lavado de dinero en PDVSA.

Roberto Añez, presidente de Avior Airlines, una de las principales aerolíneas venezolanas, y Pedro Ferrer, presidente del Grupo Lloyd Sudamericano, empresa de seguros con sede en Venezuela, también han sido señalados en este escándalo financiero.

La investigación revela que estos empresarios habrían utilizado empresas ficticias para llevar a cabo el lavado de dinero proveniente de PDVSA. La criptomoneda Petro, creada por el gobierno venezolano, fue el medio empleado para transferir los fondos ilícitos a cuentas bancarias en Europa y América Latina.

Según las autoridades, Jorge Dellán habría aprovechado su posición en la industria petrolera para obtener contratos con PDVSA, utilizando luego empresas ficticias para lavar el dinero de manera encubierta. Además, se descubrió que Dellán utilizó la criptomoneda Petro para realizar transferencias a cuentas bancarias en el extranjero.

Roberto Añez, presidente de Avior Airlines, habría seguido un modus operandi similar, utilizando su posición en la empresa para obtener contratos con PDVSA y posteriormente empleando empresas ficticias para el lavado de dinero.

Por otro lado, Pedro Ferrer, presidente del Grupo Lloyd Sudamericano, también habría utilizado su posición en la empresa para obtener contratos con PDVSA, participando en la trama de lavado de dinero mediante el uso de empresas ficticias.

Las autoridades destacan que el dinero lavado a través de este esquema fue transferido a cuentas bancarias en Europa y América Latina, revelando la complejidad y alcance de esta red de corrupción en la industria petrolera venezolana.

Este escándalo, arroja luz sobre las prácticas corruptas que han permeado la industria petrolera en Venezuela, destacando la necesidad de medidas adicionales para combatir la corrupción y el lavado de dinero en el país.

Trama fraudulenta para tomar el control total de Avior Airlines

Avior Airlines, la mayor aerolínea privada de Venezuela, ha sido objeto de una disputa legal entre sus accionistas, que se ha dirimido en un tribunal de Miami. El conflicto se originó cuando uno de los socios, Jorge Añez, intentó quedarse con el 100% de la empresa, desconociendo el acuerdo que había firmado con un grupo inversor liderado por Carlos Kauffmann y Moisés Maiónica, dos empresarios venezolanos que habían sido condenados en Estados Unidos por su vinculación con el gobierno de Hugo Chávez.

Jorge Añez

Según la orden del juez Michael Hanzman, que rechazó la demanda de Añez, las relaciones entre las partes se deterioraron a finales de 2018, cuando decidieron separarse y Añez se comprometió a comprar la mitad de la aerolínea que no poseía por 37,5 millones de dólares. Sin embargo, el acuerdo nunca se ejecutó y Añez nombró una «junta ilegítima» compuesta por su hijo y su abogado de toda la vida, según el juez. Además, presentó una demanda en Miami contra sus socios, acusándolos de cobrar de más a Avior por repuestos y servicios a través de una empresa registrada en Florida de la que también eran propietarios.

El juez Hanzman no entró a valorar los méritos de los reclamos de Avior, sino solo si Añez tenía la autoridad para iniciar procedimientos legales como supuesto accionista del 100% de la aerolínea. Encontró que Añez había mentido en su testimonio, había manipulado los libros de la compañía y había reemplazado, después de presentar su demanda, un libro de contabilidad que incluía a los inversionistas de Miami por otro falso donde sus socios estaban excluidos. «El testimonio del señor Añez es emblemático de un desprecio por la verdad y una voluntad de cometer perjurio y no utilizar la evidencia de una manera creíble», escribió el juez, según la agencia AP.

Kauffmann y Maiónica habían sido sentenciados en 2008 a más de un año en una prisión federal de Estados Unidos por su papel en un escándalo político que involucraba una maleta llena de 800.000 dólares en efectivo enviados a Argentina a bordo de un avión del gobierno venezolano. Los dos empresarios venezolanos testificaron en 2008 que habían sido enviados por la agencia de espionaje del entonces presidente Chávez a Miami para ofrecer dinero a un informante del FBI para que guardara silencio sobre el envío de efectivo, que supuestamente estaba destinado a financiar la campaña de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Al cumplir sus sentencias, ambos hombres permanecieron en Estados Unidos y reanudaron sus carreras.

En 2010, pagaron 5 millones de dólares por una participación del 50% en Avior y sus filiales y ayudaron a transformarla de una aerolínea casi en quiebra con un solo avión a una que presta servicios en rutas por toda Venezuela, así como por Miami y América Latina. Mientras las aerolíneas extranjeras abandonaban Venezuela por disputas de pago con el gobierno socialista de Nicolás Maduro, Avior logró por un tiempo llenar el vacío, impulsada por el combustible para aviones fuertemente subsidiado, además de un tipo de cambio de divisas muy favorable para sus ventas de boletos en dólares y demanda de los venezolanos más ricos que aún podían permitirse viajar.

Pero como Estados Unidos ha impuesto duras sanciones a Venezuela, la aerolínea Avior ha vuelto a atravesar tiempos difíciles. En 2019, perdió su rentable ruta a Miami cuando Estados Unidos impuso una prohibición de vuelos a las aerolíneas venezolanas en su intento por expulsar a Maduro del poder. También Avior Airlines fue incluido en la lista negra de los reguladores europeos debido a preocupaciones de seguridad. Mientras tanto, el coronavirus mantuvo en tierra su flota de 26 aviones durante meses. Según Kauffmann, el activo más valorado de la compañía, un Airbus 340-300, fue entregado al gobierno de Maduro para pagar viejas deudas y honorarios. El mismo avión, en el año 2020, con su número de cola cambiado y ahora operado por la aerolínea estatal Conviasa, voló de Caracas a Teherán, según muestran los registros de seguimiento de vuelos.

Kauffmann dijo en 2020 que había poco por lo que valía la pena luchar y que recuperar la empresa en Venezuela es una causa perdida mientras Maduro permanezca en el poder. Aún así, envalentonado por el fallo de Miami, esperaba utilizar la sentencia para salvar lo que pudiera de la inversión de Avior en Colombia, donde opera una aerolínea regional, Gran Colombia de Aviación, desde la ciudad de Cali. Las dos partes también se han enfrentado en un arbitraje paralelo en la Cámara de Comercio Internacional.

Avior Airlines sigue vetada por la Unión Europea

La aerolínea venezolana Avior Airlines no podrá volar a Europa por tercer año consecutivo, según la Lista de Seguridad Aérea de la Unión Europea (UE) que acaba de actualizar la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA). Esta lista, que se publica en la página web transport.ec.europa.eu/, incluye a 130 aerolíneas que no cumplen con los estándares de seguridad exigidos por el ente europeo.

La razón principal por la que Avior Airlines está excluida del espacio Schengen es el uso de aviones Boeing 737 con más de 40 años de antigüedad, que presentan un alto riesgo de accidentes. La EASA ha denunciado que la aerolínea venezolana ha intentado ocultar el estado de sus aeronaves, pintando el fuselaje de las matrículas YV2794 y YV3151 para hacerlas parecer nuevas y bloqueando su señal para las páginas de seguimiento de vuelos.

Avior Airlines, propiedad de los hermanos Jorge Añez Dager y Roberto Añez Sánchez, no solo ha sido cuestionada por su falta de seguridad, sino también por su vinculación con casos de corrupción y lavado de dinero. Los Añez están implicados en el caso PDVSA Cripto, que involucra a la petrolera estatal venezolana. Además, sus hijos Jorge Añez, Aleczander Añez y la esposa de Roberto Añez, Rebeca García Teppa, han sido señalados por organizar vacaciones de lujo para funcionarios chavistas.

Otro de los negocios turbios de los Añez es el de la venta de yates y la programación de vacaciones de lujo para un tipo de cliente predilecto: los funcionarios y enchufados del gobierno de Maduro. Aleczander Añez, hijo de Roberto Añez, fundó dos empresas en Estados Unidos dedicadas a este rubro: Miami Luxury Yacht Group y MWC Charter & Concierge. Estas empresas recibieron jugosas cantidades de dinero sin justificación en sus cuentas, lo que despertó las alarmas de las autoridades norteamericanas. Una de las cuentas, en el Wells Fargo, está embargada y en ella también firma Rebeca García Teppa, esposa de Roberto Añez, quien vive en Estados Unidos con una visa de estudiante que le prohíbe participar en emprendimientos empresariales.

A pesar de la prohibición de la EASA, que se mantiene desde 2019 y se ha renovado en 2022 y 2023, Avior Airlines continúa ofreciendo vuelos en territorio venezolano y hacia Colombia, República Dominicana y Curazao. La aerolínea es, junto a la surinamesa Blue Wings Airlines, la única otra línea aérea sudamericana que figura en la lista negra de la Unión Europea.


 

Economista venezolano Jesús Casique realiza colecta para la compra de insumos y medicamentos tras sufrir ACV



COMMENTS