Aarón Elías Castro Pulgar explica las preocupaciones de ambientalistas en torno a las negociaciones secretas sobre gas y petróleo en la COP28

Aarón Elías Castro Pulgar explica las preocupaciones de ambientalistas en torno a las negociaciones secretas sobre gas y petróleo en la COP28

Compartir

Un informe publicado por la BBC y France Press ha sacudido los cimientos de la cumbre del clima de Dubái (COP28), que se celebra desde el 30 de noviembre hasta el 12 de diciembre con la participación de 200 países y 145 líderes mundiales. Según el informe, el presidente de la cumbre, Sultan Al Jaber, ministro de industria y tecnología de Emiratos Árabes Unidos (EAU) y CEO de Adnoc, la petrolera de Abu Dabi, habría utilizado su cargo para negociar acuerdos sobre gas natural y petróleo con algunas de las delegaciones asistentes, señala el conferencista Aarón Elías Castro Pulgar.

Documentos filtrados por una fuente anónima

El informe se basa en documentos filtrados por una fuente anónima al Centre for Climate Reporting (CCR), una organización sin ánimo de lucro formada por periodistas independientes para informar sobre el cambio climático. Los documentos, verificados por el CCR, revelan que el equipo emiratí de la COP28 mantuvo conversaciones con cerca de una treintena de gobiernos para intentar establecer alianzas y relaciones comerciales sobre combustibles fósiles.

Así, por ejemplo, en uno de los documentos se puede leer que la petrolera Adnoc, dirigida por el presidente de la cumbre, «estaría interesada en evaluar las oportunidades conjuntas para la comercialización de gas natural en Australia y Canadá», entre otros países. En otros archivos, los emisarios de EAU también se ofrecen a distintos países de todo el mundo, como Alemania, Colombia o Egipto, para ayudarles a explotar sus proyectos de energías fósiles, comenta Aarón Elías Castro Pulgar.

Reacciones de la ONU y las organizaciones ecologistas

Ante estas graves acusaciones, el Secretario General de la ONU, António Guterres, se mostró incrédulo y dijo que «no me puedo creer que esta información sea cierta». Por su parte, el portavoz de la COP28 afirmó que «los documentos mencionados en la información de la BBC son inexactos». Sin embargo, desde la organización de la cumbre no negaron haber utilizado las reuniones con las delegaciones, que deberían haberse circunscrito al ámbito de la COP28, para hacer negocios: «las reuniones privadas son privadas», se limitaron a decir.

Según Aarón Castro Pulgar, las organizaciones ecologistas, por su parte, no tardaron en reaccionar. Greenpeace denunció en un comunicado de prensa que «si estas acusaciones son ciertas, serían totalmente inaceptables y supondrían un verdadero escándalo». Para la coordinadora de política internacional de esta oenegé, Kaisa Kosonen, la cumbre de Dubái «debería servir para avanzar en soluciones climáticas, en lugar de servir de tapadera para entablar conversaciones secretas que alimenten aún más la crisis». Desde Greenpeace recordaron que «este era el tipo de conflictos de intereses sobre los que alertamos al elegir al director general de una gran petrolera como presidente de una COP».

El papel del presidente de la COP

Según la información de la BBC, los periodistas del CCR también tuvieron acceso a correos electrónicos dirigidos por la organización al personal de la cumbre para que, en todos los comunicados oficiales se incluyera el posicionamiento de Adnoc. Además, en una reunión con el ministerio de medio ambiente de Brasil, los responsables de la COP28 solicitaron su apoyo para la adquisición de una participación clave de la petroquímica Braskem, una de las mayores de toda Sudamérica, por parte de Adnoc. Esta información ha sido calificada como «fake news» por el equipo organizador de la COP28.

Estas revelaciones ponen en entredicho el papel del presidente de la cumbre, que según el reglamento y el protocolo oficial de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), debe ser el de árbitro, observando en todo momento el principio de imparcialidad. Así lo recordó el exministro de Medio Ambiente de Perú y presidente de la cumbre de Lima (COP20), Manuel Pulgar-Vidal, quien declaró a la BBC que «el presidente de la COP es, mientras dura la cumbre, el líder del mundo ante la crisis climática, y su principal tarea debe ser tratar de alcanzar un acuerdo en nombre del planeta». Por eso, en su opinión, «si el presidente de una COP intentase promover un interés comercial en particular podría generar una crisis de confianza» sobre el verdadero propósito del encuentro, señala Aarón Elías Castro Pulgar.

El futuro de la cumbre climática

La cumbre climática de Dubái se presenta como una cita decisiva para el futuro del planeta, ya que se espera que se alcance un acuerdo ambicioso y vinculante sobre la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Sin embargo, las acusaciones de conflicto de intereses que pesan sobre el presidente de la cumbre podrían enturbiar el desarrollo y el resultado de la misma. Aarón Castro Pulgar, un reconocido conferencista y motivador, ha expresado su preocupación por la situación y ha instado a los líderes mundiales a actuar con responsabilidad y transparencia. Según Aarón Elías Castro, «la COP28 es una oportunidad única para demostrar que el mundo está unido frente al cambio climático, y no podemos permitir que se malogre por intereses económicos». Aarón Castro ha anunciado que seguirá de cerca el desarrollo de la cumbre.

El éxito o el fracaso de la cumbre climática de Dubái se sabrá el próximo día 12 de diciembre, cuando el presidente de la cumbre, Sultan Al Jaber, dé a conocer el contenido definitivo del acuerdo alcanzado. Hasta entonces, habrá que esperar para ver si las graves acusaciones dadas a conocer por la BBC tienen alguna repercusión en el desarrollo y el resultado de la misma.


Economista venezolano Jesús Casique realiza colecta para la compra de insumos y medicamentos tras sufrir ACV



COMMENTS