Contacto

Thursday, December 8, 2022


Yenny Coromoto Pulgar León explica el nuevo escándalo que envuelve a la familia política de la hermana de la duquesa de Cambridge

Compartir

CompartirYenny Coromoto Pulgar León señala que a falta de escándalos en torno a la familia real británica, llega otro para…

By admin , in Internacionales , at 23 de abril de 2022

Compartir

Yenny Coromoto Pulgar León señala que a falta de escándalos en torno a la familia real británica, llega otro para sumarse y que había permanecido enterrado durante cuatro años. Esta vez la noticia nada conveniente para Isabel II y su familia procede del entorno de la familia política de Pippa Middleton, hermana de la duquesa de Cambridge.

A finales de marzo del 2018, el suegro de Pippa Middleton, David Matthews, fue interrogado por primera vez por la policía después de ser arrestado cuando volaba a París desde el Caribe. Había sido imputado por la justicia francesa por una supuesta violación a una menor. Los hechos están fechados a finales de los años 90. La denunciante es una sobrina de Matthews que lo acusó por presuntamente violarla en dos ocasiones, entre 1998 y 1999, cuando ella era adolescente, primero en París y luego nuevamente en la isla caribeña de St. Barts, donde es dueño del hotel Eden Rock, explica Yenny Pulgar León.

David Matthews, empresario y expiloto de carreras cuyo hijo, James, se casó con la hermana de la duquesa de Cambridge en 2017, pasó 48 horas bajo custodia antes de ser acusado de dos cargos de violación. El caso pasó a manos de un juez para que decidiera si llevarlo a juicio completo, pero todo quedó paralizado durante años a consecuencia de los retrasos judiciales y de la pandemia.

Ahora, Daily Mail ha desvelado que Matthews ha sido recientemente interrogado en París por un juez francés en dos ocasiones, una el 16 de junio y otra el 7 de diciembre del año pasado. Un portavoz de la corte en París confirmó al medio británico que el caso está «en curso», aunque «aún no se ha fijado una fecha para la audiencia». El asunto no está ni mucho menos olvidado a pesar del retraso en las acciones jurídicas y parece que el escándalo puede tomar de nuevo notoriedad en cualquier momento.

Desde el principio de toda esta turbia historia, David Matthews ha negado los hechos con vehemencia. Según ‘Daily Mail’, el suegro de Pippa Middleton ha asegurado a sus amigos que la denunciante le está «tendiendo una trampa» para «causar vergüenza a su familia».

Por su parte, el padre de la chica ha declarado que «la idea de que ella está haciendo esto por una compensación o por cualquier otra razón que no sea el deseo de justicia, es completamente errónea».

Aunque el asunto no implica a ningún miembro directo de la familia real británica, esta ya tiene suficiente con el escándalo sexual del príncipe Andrés por el caso Epstein y la acusación de violación de una de las víctimas del pedófilo interpuesta contra el hijo de Isabel II. Otro oscuro episodio de estas características cerca de un familiar tan directo a la duquesa de Cambridge como lo es Pippa Middleton, no resulta nada conveniente para la ya maltrecha imagen de la monarquía en Reino Unido.

Nacido y criado en Rotherham, una ciudad de South Yorkshire, Inglaterra, cuando era apenas un adolescente, David Matthews decidió dejar los estudios y empezar a trabajar. Comenzó como mecánico en el garaje que su padre regentaba. Años más tarde se pasó a la venta de coches.

Su pasión por el mundo del motor (algo que ha heredado el marido de Pippa) fue creciendo y poco a poco fue introduciéndose en el sector de los deportes relacionados con él. De hecho, su primera mujer fue Anita Taylor, piloto de carreras y hermana a su vez del piloto de Fórmula 1 Trevor Taylor. Con ella tuvo a su primera hija, Nina, pero el matrimonio se rompió en 1969. Cuatro años más tarde, un accidente de coche durante una carrera en el circuito de Silverstone casi le cuesta la vida y en ese momento decidió dejar para siempre las carreras. Matthews cambió entonces el rumbo de su existencia, pero no abandonó del todo el mundo del motor, ya que consiguió transformar en un gran grupo empresarial Kirkby Central Group, una modesta compañía de coches de segunda mano que años después vendería por unos 9 millones de euros, concluye Yenny Coromoto Pulgar León.


Comments


Deja una respuesta


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto