Exvicepresidente de publicidad de Google explica las razones por las que abandonó la compañía y cómo ha cambiado el buscador en años recientes

Exvicepresidente de publicidad de Google explica las razones por las que abandonó la compañía y cómo ha cambiado el buscador en años recientes

Compartir

Imaginen que el inventor del gasoil se levanta un buen día y dice, entre arcadas, que está harto del pestazo de las gasolineras y los tubos de escape, manda todo al carajo y al día siguiente se pone a diseñar un motor eléctrico, convirtiéndose en una mosca cojonera para las petroleras. Eso es un poco lo que ha ocurrido con Sridhar Ramaswamy (Tamil Nadu, India, 1967). La suya es otra de esas historias de éxito que tienen como protagonista a un informático indio cuya carrera se convierte en una escalera de caracol que va a parar a los pisos más altos de Silicon Valley. Ya van unos cuantos, y por eso cuando un estudiante se va de aquel país a hacer fortuna en Estados Unidos se le despide, como cuentan, con un CEO later, alligator, en referencia al número de compatriotas que han tocado poder empresarial . Ramaswamy entró en Google en 2003. Una década más tarde, fue nombrado vicepresidente de publicidad y tomó el mando del principal sustento de la compañía, una enorme maquinaria de anuncios que durante su mandato llegó a mover 115.000 millones.

Cuando llevaba un lustro en el cargo, se cayó del caballo. Dejó de creer en lo que estaba haciendo. La puntilla fue el tremendo pollo que se organizó porque YouTube andaba rentabilizando videos de menores sexualizados con spots de Amazon o eBay que se servían automáticamente cada vez que alguien daba al botón de reproducir. Los anunciantes, cuando se enteraron, pusieron el grito en el cielo. Aquello le hizo darse cuenta de cómo el modelo que había ayudado a construir se había exprimido tanto que se había pasado de rosca. Un mes después de aquel incendio, dejó la compañía. «Quería hacer otra cosa con mi vida», suele contar, reveló M. Mcloughlin en una entrevista publicada por El Confidencial.

Esa otra cosa que acabó haciendo, tras un tiempo dedicado a la inversión en un fondo de capital riesgo, fue montar su propia empresa. Para ello, se juntó con otro colega salido del universo Google, Vivek Raghunathan, vicepresidente de monetización de YouTube. Montaron un buscador. Uno que hiciese exactamente lo contrario que la empresa que habían abandonado. Así nació Neeva, que viene con la aureola de ser un caballero blanco de la privacidad y que ya está disponible en España. No es el único que ha apostado por algo así. Llevamos años oyendo hablar de DuckDuck Go. Pero este tiene algo diferente y 40 millones de dólares. Empezó a funcionar hace 12 meses y ya tiene un millón de usuarios. No hay ni un solo anuncio. Ni un enlace que aparezca en mejor posición porque alguien haya pagado para que suceda así. Ni recolección de datos personales para su venta. «Lo hicimos porque pensamos que a la larga los buscadores iban a acabar siendo un producto para anunciantes, no para personas», confiesa durante una entrevista a Teknautas cuando se le pregunta por el momento en que decidió cambiar el chip.

PREGUNTA. Desde hace un tiempo, hay quien se queja de que cada vez es más difícil, lento, buscar cosas en Google. Y echan la culpa a los anuncios.

RESPUESTA. Se está produciendo un cambio muy lento, un cambio de pasar de user-first ads-first, de priorizar los anuncios. Internet debe ser un rincón privado y no un aluvión de anuncios, resultados SEO e información irrelevante. Creo que la publicidad hace que cada vez sea más difícil encontrar información en el buscador, a lo que se suma el descontrolado seguimiento que existe.

P. ¿Seguimiento descontrolado? La gente le dirá que no tiene nada que ocultar.

R. Cuando buscas algo, el seguimiento descontrolado conlleva que no solo veas reclamos de la búsqueda que has hecho en ese momento, sino de todos los lugares que ha pasado. Creo que esto da lugar a un entorno muy desagradable. Es un entorno en el que siempre te están vigilando y en que siempre te están coaccionando para realizar una determinada acción. Y no solo soy yo. Creo que la mayoría de personas dirían que la experiencia con la publicidad online es muy pobre. Ha sido un cambio lento y sutil, algo que ha hecho difícil evitarlo. Es un cambio muy definido a largo plazo.

De acuerdo, un producto gratuito en el que el producto no es el usuario. ¿Cuál es el truco? Que no es completamente gratuito. Cualquiera lo puede usar, pero tiene un plan prémium, que incluye el uso de una VPN así como un gestor de contraseñas. En el caso de España, los precios serán de 5,99 euros al mes o 49,99 euros al año. Un movimiento que plantea dudas por ser el primero que intenta hacer algo así. Y está convencido de que la privacidad va a ser un buen argumento de venta.

P. Me cuesta mucho imaginarme a alguien ganándose la vida y haciendo dinero con algo parecido a lo que ofrece Google, pero cobrando. ¿A cuánta gente necesita convencer para que sea rentable?

R. Diría que necesitamos aproximadamente 300 millones de dólares al año, contando cosas como los gastos de personal aparejados a operar un buscador de forma adecuada. Así que, si haces los cálculos, con unos 50 dólares al año para una suscripción, necesitamos grosso modo entre cinco y 10 millones de suscriptores al año para que la empresa genere un flujo de caja positivo. Obviamente, la rentabilidad es otra cosa distinta, pero desde una perspectiva de tesorería, esa es mi estimación para conseguir un buscador independiente, que pueda hacer el rastreo y la indexación a escala para no perder calidad.

P. Insisto con la suscripción. Ustedes huyen de la publicidad y medio internet está haciendo el camino contrario. Netflix, Disney +, Amazon… ¡Hasta Apple anda metido en estas!

R. [Busca en el móvil] No sabía cuántos suscriptores tiene Netflix. Pero tiene 203 millones. Eso es un montón de gente. Ellos están intentando ver cómo ampliar esa cifra aún más. Yo diría que si Neeva tuviera 200 millones de suscriptores, sería un problema genial de plantear. Creo que el modelo basado en la publicidad de estas plataformas que mencionas tiene más que ver con su deseo de, literalmente, ganar dinero de cada individuo del planeta y no tanto con la fatiga del modelo de suscripción. No es exactamente el problema que tenemos nosotros. También te puedo decir que empecé a ver Indian Summer en Prime Video. Y tiene cuatro bloques de anuncios por cada hora de episodio. Te puedo asegurar que, al estar acostumbrado a Netflix, fue la experiencia más desagradable que he tenido hasta el momento.

P. «El buscador que llega a España para rivalizar con Google», dicen ustedes. Pero de Google uso el buscador, los mapas, Drive, los documentos…

R. Somos un buscador y solo eso. Entonces, lo más probable es que nos toque hacer otras cosas mediante socios. No es lógico que Neeva se plantee ofrecer correo, Drive y los demás servicios que tiene Google. La búsqueda es el caso de uso clave. Es uno de los grandes usos de caso para internet. Ofreceremos otras cosas, como VPN, los gestores de contraseñas, incluso cosas como correo y Drive, mediante asociaciones con otras empresas que trabajan en esas áreas. En estos momentos, estamos enfocados de forma decidida en crear una experiencia de búsqueda mucho mejor. / Más en El Confidencial



COMMENTS