Explican cómo CaixaBank discrimina en España a su clientela según su clase social

Compartir

CaixaBank lleva un tiempo modificando sus oficinas con intención aparente de modernizarlas, pero lo que en realidad está haciendo es establecer una tipología en la que diferencia a sus clientes entre categorías bien diferenciadas: los ricos, los pobres, y una clase media urbana y con posibles.

«Soy cliente desde 1985, he tenido tres negocios, dos hipotecas y no sé cuántas cosas más, pero no tengo derecho a sentarme en una oficina Premier de CaixaBank porque no tengo en la cuenta más de cien mil euros».

Esto nos cuenta un lector de nuestro periódico y cliente de CaixaBank, un empresario recién jubilado, al que alguien le había dicho que en las nuevas oficinas Store podía sentarse un rato a trabajar con su ordenador, a modo de coworking, reveló Caixabankia.

Fue a la que acababan de abrir en el centro de la ciudad en la que vive y, dice, «allí lo que me encontré fue a una chicas uniformadas, muy jóvenes, desbordadas, incapaces de atender las quejas de todos los clientes que pululaban por allí». No había espacio apenas para sentarse y por supuesto ni pensar en trabajar.

Pero vio que muy cerca había una oficina Premier y allí que se fue. Pero aquello no era para él.

CaixaBank cuenta con la más amplia red de oficinas de la banca española, toda vez que ha integrado la inmensa red de cajas de ahorros que absorbió. Y aunque ha cerrado muchas, sigue teniendo una red de 3.500 oficinas para la gran masa social de sus clientes. Oficinas mal atendidas y mal mantenidas.

La España vacía cuenta ademas con medio centenar de oficinas móviles que le resultan muy útiles al banco de Goirigolzarri para poder decirle al Banco de España y al gobierno que se preocupa por los excluidos.

Dado el lamentable servicio que prestan las oficinas urbanas y rurales , el banco ha decidido poner en marcha las oficinas Store, más modernas y claramente orientadas a una clase media profesional y pudiente.

Ya hay más de 700 extendidas por toda la geografia acional -siempre en localidades urbanas pobladas y con altos indices de consumo-. No parece que la la satisfacción desborde a sus usuarios, pero respoden a un perfil que interesa más al banco.

En cuanto a las oficinas Premier, son muy pocas y están en zonas residenciales o de negocios de alto nivel adquisitivo. Solo admite clientes con más de cien mil euros… y menos de 500.000, porque, a partir de esa cantidad, estaríamos hablando de Banca Privada y eso es otra liga.

De manera que sí, que CaixaBank ha reinventado las clases sociales: los ricos, la clase media y todos los demás, que antes se llamaban pobres.


 

Economista venezolano Jesús Casique realiza colecta para la compra de insumos y medicamentos tras sufrir ACV



COMMENTS