Estados Unidos abre la puerta para que Chevron reanude el bombeo de petróleo en Venezuela tras pasada oleada de sanciones

Estados Unidos abre la puerta para que Chevron reanude el bombeo de petróleo en Venezuela tras pasada oleada de sanciones

Compartir

El anuncio del 26 de noviembre del Departamento del Tesoro de EE. UU. sobre la relajación de las sanciones contra Venezuela se produce después de años de operaciones de cabildeo interno y de influencia extranjera para luchar contra las restricciones que han impedido que empresas como Chevron extraigan petróleo en el país desde 2019.

La medida permitirá a la multinacional de petróleo y gas con sede en California reanudar el bombeo de petróleo de Venezuela por primera vez desde que la administración del expresidente Donald Trump impuso sanciones contra la compañía petrolera estatal venezolana Petróleous de Venezuela (PDVSA) en 2019. Chevron se asocia con filiales de la compañía petrolera estatal del país, según su sitio web.

La administración del presidente Joe Biden tomó medidas para aliviar las sanciones después de que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, estableciera un fondo para ayuda humanitaria y acordara continuar las conversaciones con la coalición opositora encabezada por Juan Guaidó antes de las elecciones del país de 2024. Estados Unidos reconoció oficialmente a Guaidó como presidente interino de Venezuela en enero de 2019 después de que la administración Trump denunciara la reelección de Maduro como ilegítima, reveló Anna Massoglia en OpenSecrets.

Una declaración de la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro calificó los acuerdos como “pasos importantes en la dirección correcta para restaurar la democracia” en Venezuela. La licencia permanecerá vigente durante seis meses mientras la administración de Biden evalúa si el gobierno de Maduro cumple con los compromisos asumidos en el acuerdo.

La voluntad de la administración Biden de aliviar la presión sobre Maduro se produce en medio de una crisis energética mundial debido a las restricciones sobre el petróleo ruso tras la invasión del Kremlin a Ucrania.

Una delegación estadounidense visitó Venezuela en marzo, alimentando la especulación de que la administración Biden estaba mirando al país rico en petróleo para compensar la pérdida de petróleo ruso.

Después de los informes de octubre de que la Casa Blanca estaba considerando aliviar las sanciones a Venezuela, el senador Dan Sullivan (R-Alaska) calificó la medida de “suicidio de seguridad nacional”, y se quejó de que Biden “se arrodillaría ante dictadores en países como Irán, Arabia Saudita”. y Venezuela.”

El viaje de julio de Biden a Arabia Saudita, y el infame choque de puños con el príncipe heredero Mohammed bin Salman, fueron ampliamente considerados un esfuerzo para reducir los precios récord de la gasolina. Pero la OPEP+ recortó la producción en octubre.

En sus primeros comentarios públicos sobre la decisión de la OPEP+, Biden expresó su decepción y señaló que “estamos analizando las alternativas que podemos tener”.

Chevron se encuentra entre los principales gastadores de cabildeo de la industria del petróleo y el gas con casi $ 5.4 millones pagados a cabilderos solo en los primeros tres trimestres de 2022. En 2021, el gasto de cabildeo de Chevron superó los 6,7 millones de dólares.

Las revelaciones de cabildeo que cubren los primeros tres trimestres de 2022 indican que los cabilderos de Chevron trabajaron en varios temas, incluido Venezuela .

La influencia de la multinacional petrolera no se limita a su generosidad de cabildeo. Los afiliados de Chevron también invirtieron $7,4 millones más en contribuciones políticas durante el ciclo electoral de 2022.

Las entidades vinculadas a la compañía petrolera estatal de Venezuela, que forma parte de la empresa conjunta con Chevron, también han rechazado las sanciones.

La refinería de petróleo Citgo, con sede en EE. UU., se considera el activo más valioso de Venezuela en el extranjero. Pero Citgo se distanció de su empresa matriz PDVSA, con sede en Caracas, en 2019 después de que Estados Unidos impusiera sanciones como parte de un esfuerzo mayor para apoyar a Guaidó y presionar por la destitución de Maduro.

La industria petrolera de Venezuela representa la gran mayoría de las ganancias de exportación del país, y la medida permitió que CITGO siguiera operando en EE. UU. Pero las empresas estadounidenses necesitan una licencia del Departamento del Tesoro para tener empresas conjuntas con PDVSA o importar petróleo de Venezuela. Sin una licencia, las sanciones estadounidenses impiden que Citgo procese crudo producido por PDVSA, aunque la empresa solicitó autorización.

En mayo, la administración de Biden otorgó autorización a la multinacional energética Repsol , con sede en España , y a Eni, con sede en Italia, lo que les permitió reanudar el envío de crudo venezolano a Europa.

Repsol gastó un máximo histórico de $ 570,000 presionando a los EE. UU. en 2021 en temas que incluyen «política comercial de los EE. UU.», «política exterior de los EE. UU. relacionada con Venezuela» y «políticas de los EE. UU. relacionadas con las importaciones de gas natural licuado». En los primeros tres trimestres de 2022, la compañía gastó $540,000 en cabildeo en los EE. UU., encaminándola hacia otro año récord.

Después de la represión de la administración Trump en 2019, las operaciones de influencia de Venezuela dirigidas a Estados Unidos se intensificaron.

Desde 2019, los intereses venezolanos han gastado al menos 8,4 millones de dólares en operaciones de cabildeo e influencia dirigidas a EE. UU., según el análisis de OpenSecrets de las presentaciones de FARA. La mayoría de esos esfuerzos se han centrado en hacer retroceder las sanciones petroleras.

Las entidades afiliadas a Citgo o PDVSA han gastado más de $3.5 millones en esfuerzos de cabildeo e influencia en los EE. UU. desde el comienzo de la administración Biden.

PDV Holding (PDVH), la empresa matriz de Citgo, se utiliza para pagar a los agentes extranjeros en las presentaciones de la Ley de Registro de Agentes Extranjeros como parte de los esfuerzos recientes “para proteger los activos de PDVH y sus subsidiarias de la incautación o disminución de valor por parte de los acreedores de Maduro. régimen.»

Si bien el director extranjero figura como la Junta Ad Hoc de PDVSA, los agentes extranjeros afiliados a Citgo y PDVH enfatizan que su relación con la junta “deriva únicamente de la propiedad de PDVSA” de las sociedades controladoras. Los agentes extranjeros afirman que ni PDV Holding ni Citgo Holding tienen un acuerdo con la Junta Ad Hoc de PDVSA «para las actividades relacionadas con este registro».

Los agentes extranjeros informaron de varias reuniones y llamadas con oficinas del Congreso, así como con funcionarios gubernamentales de la Embajada de los Estados Unidos en Venezuela, el Departamento del Tesoro y el Departamento de Estado. Los miembros del Congreso que se reunieron en persona o por videoconferencia con agentes extranjeros este año para “discutir la protección de activos” incluyen al senador Tim Kaine (D-Va.) y la representante Lizzie Fletcher (D-Texas).

Las presentaciones de agentes extranjeros en Willkie, Farr & Gallagher indican que informaron actividades bajo FARA porque su acuerdo con PDV Holdings, que se describe como una «subsidiaria de propiedad total de PDVSA, puede, bajo ciertas circunstancias, requerir el registro para actividades que benefician a la Junta Ad Hoc de PDVSA». .” Pero las presentaciones FARA de la firma enfatizan que “nunca celebró ningún acuerdo de compromiso con PDVSA, la Junta Ad Hoc de PDVSA o la República Bolivariana de Venezuela, y no tiene recibos de ninguna de esas entidades”.

Willkie, Farr & Gallagher reportó pagos de más de $134,000 del holding entre marzo y abril de este año. La firma también brindó servicios legales exentos de ser informados bajo FARA.

Davis, Goldberg & Galper , una firma que también representa a Dmytro Firtash, un oligarca ucraniano que ganó miles de millones como intermediario de la compañía de gas controlada por el estado ruso Gazprom, informó que brindó asesoría legal a Citgo y «educó a las partes interesadas estadounidenses» sobre los litigios que podrían cambiar el control. de la empresa de refinación. Eso “incluyó esfuerzos de comunicación estratégica, como la redacción de comunicaciones y mensajes”, muestran los archivos de FARA.

Venezuela ha pagado a Arnold & Porter Kaye Scholer más de $3,2 millones desde 2020 por operaciones de influencia extranjera reportadas bajo FARA con alrededor de $2,3 millones de eso solo en 2021. La firma ha representado a la coalición opositora en varios temas, incluida una batalla legal de larga data que busca evitar que el Banco de Inglaterra libere alrededor de $ 2 mil millones del oro de Venezuela al régimen de Maduro.

Otras firmas alistadas por intereses venezolanos incluyen la Iniciativa Estratégica Global y el Grupo Klein/Johnson .

Citgo informó haber pagado otros $ 380,000 a cabilderos en los primeros tres trimestres de 2022 en las presentaciones de la Ley de Divulgación de Cabildeo, de los cuales $ 170,000 se destinaron a cabildeo solo en el tercer trimestre. El gasto de la refinería de petróleo en los primeros tres trimestres de este año supera su gasto total de cabildeo federal de $280,000 en 2021. En el tercer trimestre de 2022, los cabilderos de Citgo informaron que cabildearon ante el Departamento de Energía y la Cámara de Representantes de los EE. así como asuntos de política y regulación relacionados con la industria de los combustibles”.

Empresas estatales venezolanas lidian con enfrentamientos por el control

El Departamento del Tesoro de EE. UU. ha aislado en gran medida a Citgo y sus sociedades de cartera de reclamaciones legales desde 2019, y la subsidiaria de refinación de petróleo de EE. UU. permaneció controlada por la coalición de oposición venezolana durante ese tiempo. Pero las disputas por el control de Citgo continúan en los tribunales estadounidenses, complicadas aún más por la larga lucha por el control del gobierno de Venezuela y las sanciones.

En octubre, un juez federal estadounidense ordenó un proceso de licitación para vender acciones del holding propietario de Citgo. Las ganancias de la subasta se usarían para pagar alrededor de $ 1 mil millones en deuda con Crystallex, una compañía minera canadiense que tenía un depósito de oro en Venezuela incautado por el país sudamericano hace una década.

La protección del gobierno estadounidense de Citgo actualmente impide que la venta se lleve a cabo, pero el juez fijó una ventana de seis meses para el proceso. Si el Departamento del Tesoro permite una venta, un maestro especial designado por el tribunal iniciaría el proceso de licitación para vender tantas acciones como sea necesario.

La multinacional petrolera ConocoPhillips y una variedad de otros acreedores también buscan cobrar sus deudas de una posible venta de Citgo.

Tras la orden de octubre, Bloomberg informó que el embajador de Estados Unidos en Venezuela, James Story, se reunió con políticos venezolanos en Panamá para instar a los miembros de la oposición venezolana que controlan Citgo a negociar con los acreedores para evitar una venta judicial de la empresa matriz de la refinería.

Las ganancias del tercer trimestre de $477 millones permitieron a Citgo «pagar un dividendo que se utilizó para financiar el pago de $483 millones de deuda», anunció la empresa de propiedad venezolana el 10 de noviembre . Las ganancias antes de impuestos totales de la compañía durante los primeros nueve meses de este año alcanzaron casi $ 3.2 mil millones en medio de la escasez mundial de petróleo y gas después de la invasión rusa de Ucrania.

Citgo no es la única empresa estatal venezolana que gasta en influencia extranjera en los EE. UU. ante la agitación por su propiedad.

En 2019, la coalición opositora de Venezuela obtuvo el control de Monómeros Colombo Venezolanos SA , una subsidiaria de la petroquímica estatal venezolana Pequiven. El productor de agroquímicos con sede en Colombia es considerado el segundo activo de propiedad extranjera más importante de Venezuela después de Citgo.

Pero en enero de este año, la Superintendencia de Sociedades de Colombia anunció que había retenido el control de la estatal venezolana Monómeros Colombo-Venezolanos SA Para septiembre, el régimen de Maduro recuperó el control de Monómeros Colombo Venezolanos SA con el apoyo del nuevo presidente colombiano Gustavo Petro, quien, a diferencia de su antecesor, reconoce a Maduro como gobernante legítimo de Venezuela.

Las autoridades colombianas han pedido a EE. UU. que excluya a la empresa de las sanciones a Venezuela, pero la empresa actualmente permanece en un limbo legal. En una reunión este mes, Maduro y el presidente de Colombia hablaron más sobre la cooperación en el trabajo de la empresa.

Entre mayo y agosto de este año, Monómeros Colombo Venezolanos SA también pagó $110.000 a Iniciativa Estratégica Global por cabildeo, según consta en los registros de FARA .

Los agentes extranjeros de la firma informaron contactos regulares con funcionarios del Departamento de Estado de EE. UU. sobre la licencia OFAC de la empresa, que le permitiría operar en EE. UU. El principal agente extranjero en la cuenta, Otto Reich, es un ex embajador de EE. UU. en Venezuela.



COMMENTS