Tuesday, August 16, 2022


El BNC se quedaría con los activos no tóxicos del BOD, quitándole lastre a Víctor Vargas Irausquín

El Banco Nacional de Crédito (BNC), propiedad de José María Nogueroles, adquirió los “activos sanos” del Banco Occidental de Descuento…

By admin , in Venezuela , at March 1, 2022

El Banco Nacional de Crédito (BNC), propiedad de José María Nogueroles, adquirió los “activos sanos” del Banco Occidental de Descuento (BOD), según se ha conocido de forma extraoficial

La transacción se habría concretado el viernes 25 de febrero, en horas de la tarde, en la sede del BOD en La Castellana, en Caracas, mediante negociaciones adelantadas por Jorge Luis Nogueroles García, hijo de José María Nogueroles, presidente ejecutivo de la Asociación Bancaria de Venezuela, (ABV).

La denominación de BOD seguiría siendo solo para los activos tóxicos o banco malo del holding, que incluyen las entidades offshore dirigidas por Víctor Vargas Irausquín.

José María Nogueroles, Jorge Luis Nogueroles, Víctor Vargas Irausquín

Es importante precisar que para que la operación sea válida, debe ser autorizada por la Superintendencia de Bancos y otras instituciones financieras (SUDEBAN), que, de considerarlo pertinente, pudiera oponerse. Es por esto que hasta ahora tampoco puede darse totalmente por sentado que la operación se complete exitosamente.

Con la venta del BOD, Víctor Vargas Irausquín acabaría literalmente con varios pájaros de una sola pedrada, pues obtiene algo a cambio por lo que todavía queda en pie de su grupo financiero, evade de alguna forma a la justicia y se libra de la responsabilidad de pagar obligaciones a ahorristas y clientes del BOD.

¿Quién es José María Nogueroles?

La Asociación Bancaria de Venezuela desarrolló en 2021 una reunión virtual donde se designaron autoridades para el período 2021-2022.

La Junta Directiva elegida en 2021 está integrada por los señores: Nelson Acosta Bracho (vicepresidente primero), Agustín Antón Burgos (vicepresidente segundo), José Grasso Vecchio (vicepresidente tercero), Juan Carlos Dao Yanes (vicepresidente cuarto), Jorge Luis Nogueroles García (director), Víctor Vargas Irausquín (director), César Navarrete Riobueno (director), Fortunato Benacerraf Saias (director), Michel Goguikian (director), Luis Eduardo Pérez Figueroa (director), Octavio Maza Duerto (director) y María Isabel López Salgado (director).

Entre tanto, la Comisión de Ética, quedó conformada por: Jorge Luis Nogueroles García (presidente), Arístides Maza Tirado (vocal), Nelson Acosta Bracho (vocal), Agustín Antón Burgos (vocal), José Grasso Vecchio (vocal), Juan Carlos Dao Yanes (vocal) y Luis Eduardo Pérez Figueroa (vocal).

Por otro lado, fue aprobada la reforma parcial de los estatutos sociales, propuesta durante la celebración de la Asamblea, y en la que se incorporó la figura de un presidente ejecutivo, cuya designación -por parte de la nueva Junta Directiva de la ABV- recayó en José María Nogueroles López, de conocida pero escandalosa trayectoria en el sector financiero venezolano desde hace muchísimos años, además de haber sido presidente de la Junta Directiva de la Asociación Bancaria durante el periodo 1994-1998.

Los escándalos de Nogueroles

José María Nogueroles es presidente del Banco Nacional de Crédito. El grupo bancario de Nogueroles se vio envuelto en un escándalo en Puerto Rico por sus nexos comerciales con el capo Walid Makled, quien había realizado ciertas colocaciones en un banco boricua propiedad de los Nogueroles.

Durante el Gobierno de transición de Ramón J. Velásquez y en el segundo mandato del expresidente Rafael Caldera, la esposa de Nogueroles, Absara Mariani de Nogueroles, ocupó altos puestos en la administración pública en Venezuela, incluyendo el de haber sido directora nacional de registros y notarías.

José María Nogueroles no ha ofrecido nunca explicaciones sobre sus misteriosos negocios junto al también banquero Julio Herrera, propietario del quebrado y liquidado Banco Real.

De haberse producido una investigación pudieron haberse encontrado ciertas sorpresas sobre la compra de activos y la cartera de clientes del desaparecido Stanford Bank de Venezuela.

Era obvio que aquella entrevista publicada y pagada en la revista Poder 360º el 25 de septiembre, en la cual José María Nogueroles puntual y afable, saludando con un fuerte apretón de manos, informaba que no le temía al Socialismo del Siglo XXI escondía la misma verdad cuando en marzo de este año desmentía que estaba vendiendo el BNC a Carlos Gill, o que con la metida de pata con lo del Stanford no vieron riesgo, sino una oportunidad de aportar al sistema financiero. O que para nada le temía a la nueva competencia bancaria. “En modo alguno estoy inquieto por los nuevos actores y no sé qué tan jóvenes sean. Un jugador viejo como yo, que conoce el mercado nacional desde la A hasta la Z no debe estar inquieto. No los conozco pero aprenderemos a jugar y a competir con ellos. Si no puedo jugar de delantero, lo haré de defensa o de portero. Estoy dispuesto a atajar todos los penales”.

Pues sería a los jueces penales. Porque después de tantos desmentidos, intentó vender el Banco Nacional de Crédito a Julio Herrera Velutini, quien quería rescatar la tradición familiar de buen servicio con el centenario Banco Caracas, al que le puso con su proyecto Banco Continental, para no perder por lo menos las iniciales BC.

“Los que conocen a Nogueroles, dicen que para entenderlo hay que leerlo entre líneas y hacer todo lo contrario a lo que declara en público, aunque en su entrevista se le resbaló el subconsciente cuando dijo que “Yo creo que el Estado nos está poniendo un corsé con las regulaciones actuales, a veces demasiado fuertes, como las gavetas. Nos están regulando con el activo, con el pasivo y en lo que concierne al otorgamiento de créditos a una economía que no existe en su totalidad. No hay capacidad en el mercado para atender las gavetas. Como banquero me opongo formalmente a esta política. Las imposiciones oficiales han colocado al sector bancario contra la pared en ciertos aspectos. “Nosotros como sistema financiero tenemos dos entes: la Asociación Bancaria y el Consejo Bancario, que deberían estar defendiendo más nuestros intereses. La banca privada forma parte fundamental del sistema financiero privado y yo soy un acérrimo defensor del mismo”.

Y la última de las pinochadas “Tengo 55 años en Venezuela y no me voy a ir. Me gusta este país y me siento bien aquí. Este es el mejor país del mundo. Que las condiciones transitorias sean difíciles, bueno, todos los países han pasado por dificultades. Es indudable que tenemos que amoldarnos a conceptos nuevos. Los empresarios exitosos se adaptan a las circunstancias variantes. Y quiero integrarme a lo que la autoridad me exija. Puedo estar de acuerdo o no, ese es un derecho que tenemos todos los ciudadanos. Y si no estuviese a favor de todo, pues entonces tengo que cerrar mi negocio o dejar de trabajar. Mientras haya resquicios en donde yo pueda continuar operando, a satisfacción de los usuarios y de la autoridad supervisora, yo me siento cómodo”.

En el año 2010 alguien dijo: “No hace un año le estaban solicitando privativa de libertad por el caso de Viasa, un mes antes en febrero del 2009 estaba vendiendo el banco, en mayo a cuenta de quién sabrá qué, el ente supervisor le entuba al Stanford y colorín colorado, el cuento se ha terminado. Pero la historia continuó, en octubre vuelve a intentar vender el banco y el dos de noviembre, agentes del Departamento Antidroga de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) se presentaron en las oficinas del Caracas International Banking Corporation (Cibc), en Puerto Rico, para ejecutar cuatro órdenes de investigación (congelamiento de fondos) a 49 cuentas de sus clientes, que en su mayoría son casas de bolsa y personas naturales de Venezuela, el banco que José María Nogueroles fundó el 11 de agosto de 1989, en San Juan. Ya que el 25 de marzo del 2009, la DEA congeló los fondos que en el Bank of America mantenía Rosemont P. Financial, del indo-venezolano Rama K. Vyasulu. En noviembre del 2008, la DEA empezó una operación encubierta y le puso un “peine” a Vyasulu. Realizó transacciones “de dudoso origen” que sumaron cerca de $900.000, y Vyasulu aceptó. El 25 de marzo lo detuvieron con una acusación de blanqueo de capitales: lavado de dinero. “El señor Vyasulu no tiene ninguna relación con nosotros”, insistía Nogueroles. “Nunca con la administración actual. En 1994 estuvo seis meses cuando se fundó el banco, como empleado. No tiene nada que ver el señor Vysaulu, ni lo conozco ni se quien es”. Sin embargo, en las láminas Power Point que Vyasulu utilizaba para promocionarse en el país decía que fue vicepresidente corporativo del Dresdner Bank, que fue oficial de regulación y supervisión para América Latina de la Reserva Federal de Atlanta, que fue vicepresidente ejecutivo del Banco Caracas y que participó en la creación de Bancaracas International Banking Corporation, el de Puerto Rico. Y en 2010 Como quien no quiere las cosas, en Gaceta del 4 de enero la Comisión Nacional de Valores, habiendo constatado que se ha dado cumplimiento a la totalidad de los requisitos tanto legales como normativos, publicó unas autorizaciones viejas sobre la emisión de papeles al portador por 15 millones de bolívares a Envases Venezolanos, S.A., y al Banco Nacional de Crédito como el representante común de los tenedores de los papeles comerciales, antiguos compañeros del banco Provincial por cierto, y el 7 de enero vuelven a publicar la aprobación al banco como Representante Común Definitivo de los Tenedores de las Obligaciones Quirografarias al Portador por un monto de otros 15 millones de bolívares emitidas por Inversiones Selva, cuya oferta pública por 86 millones de bolívares y su representante fueron aprobados por la CNV mediante Resolución N° 208-2008, del 17 de octubre del 2008.”

¿Quién es Víctor Vargas Irausquín?

Víctor Vargas propietario del holding de empresas Cartera de Inversiones de Venezuela, que incluye al Banco Occidental de Descuento (BOD), entidad que en una década logró superar su original alcance regional (estado Zulia), para convertirse en el quinto banco del país. Esta posición se consolidó en septiembre de 2013 luego de la fusión por absorción por parte del BOD de la entidad chilena Corp Banca (que Vargas había comprado en 2008). La operación, aprobada por la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Sudeban), estuvo congelada entre 2009 y 2013, debido a una serie de requisitos exigidos por Sudeban.

Amante confeso de los carros de lujo, caballos, yates, mansiones y aviones privados, el banquero de origen barinés, de 62 años, posee un equipo de polo, Lechuza Caracas (tasado en 2 millones de dólares, 2009), radicado en el estado de Florida, con jinetes argentinos, que compite en torneos de este elitesco deporte en Estados Unidos.

En Caracas, vive en una mansión del tradicional Country Club, se aloja en otra de su propiedad en República Dominicana y en un apartamento de lujo en Nueva York. Tiene fincas de polo en Falcón a la que llega en helicóptero, el avión ejecutivo más costoso del mundo (un Grumman Gulfstream, de 50 millones de dólares), un yate de 150 pies, varios helicópteros Augusta italianos (50 millones de dólares). Su fortuna, valorada en 1.200 millones de dólares, abarca desde la banca hasta holdings petroleros en Venezuela, Panamá, Estados Unidos y República Dominicana. Están a su cargo unos 6.500 empleados en varios países.

En el año en que solicitó ante Sudeban la fusión de Corp Banca y el BOD, compró una de las mansiones más caras de Palm Beach, Florida, de 15 mil metros cuadrados de estilo polinesio, a un precio de 70 millones de dólares, una cifra que sólo pagan superestrellas. En la misma zona había pagado en 2005 por otra mansión estilo mediterráneo $33,6 millones.

En 2008, declaró a The Wall Street Journal: “La gente escribe historias sobre mí diciendo que tengo un Ferrari, un avión y un yate. Pero no es verdad. Tengo tres aviones, dos yates, seis casas. He sido rico toda la vida”.

Pero la controversial frase queda en entredicho cuando se revisan sus orígenes. Hijo de un médico (Víctor José Martiniano Vargas Hernández) y de la primera jueza de la extinta Corte Suprema de Venezuela (Nohemí Irausquín Suárez), se casó muy joven con Carmen Leonor Santaella Tellerías, perteneciente a una familia adinerada y con conexiones con el poder económico en Venezuela. Fue ella quien le regaló su primer Alfa Romeo y quien le abrió las puertas de los negocios financieros.

Sus compañeros de estudios de la Universidad Católica Andrés Bello lo recuerdan como un joven ambicioso y su “comportamiento ya le delataba en aquellos tiempos”

Pese a su fortuna y debilidad por el lujo, se considera un hombre humilde que se preocupa por Venezuela. “Soy un socialista en el sentido real de la palabra”, declaró a WSJ en 2008.

Este hombre negocios que dice abrogar ideas de izquierda, tiene en sus haberes siete entidades financieras en Curazao, Panamá, República Dominicana, Antigua y Venezuela.

En Europa se codea con la nobleza. La prensa española lo identifica como “Víctor de Vargas e Irausquín”, después de que su hija Margarita se casara en 2004 con Luis Alfonso de Borbón, duque de Anjou, heredero de la familia real de España y bisnieto del dictador Francisco Franco. Además de yerno, es director suplente del BOD.

A la boda de Margarita y el duque Luis Alfonso, celebrada el 6 de noviembre de 2004 en República Dominicana, asistieron 1.000 invitados, entre los que se encontraban por igual funcionarios chavistas y figuras de la oposición venezolana, como el ex candidato presidencial, Manuel Rosales, hoy gobernador del estado Zulia. En la investigación del caso se recoge la versión de quienes aseguran que en ese encuentro de banqueros fue planeado el asesinato del fiscal Danilo Anderson. Un guardaespalda de Vargas habría sido quien llevó la información a la Fiscalía venezolana. La cena fue servida por el prestigioso restaurant Le Cirque de Nueva York y la orquesta de Juan Luis Guerra amenizó la lujosa velada.

El único hijo varón del matrimonio con Santaella, Víctor, murió al contraer dengue a los 16 años.

Separado desde 2008 de Santaella, mas no divorciado, tuvo un hijo a mediados de 2013 con su novia María Beatriz Hernández, diseñadora de joyas e ingeniero, a quien le lleva unos 30 años de diferencia de edad. Junto a sus hermanas tiene una firma de diseño de joyas llamada Nefesh, con sede en la ciudad de Maracay.

Una de las hermanas de la nueva pareja de Vargas, Melany Hernández, es vicepresidenta de Boi Bank, la banca internacional propiedad del holding con sede en Antigua.

En diciembre de 2013, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela declara nulidad de la demanda de divorcio con Santaella que había sido aprobada ocho meses atrás (13-05-13). Esta decisión fue interpretada como un revés en el historial de relaciones de Vargas con el gobierno, en un país donde el ejecutivo controla todos los poderes.

En 2002, Vargas fue uno de los banqueros que aconsejó a sus colegas del sector a no sumarse al paro nacional convocado por la oposición que buscaban sacar a Chávez del poder. Puente cordial entre la banca y el gobierno de Chávez, fue presidente de la Asociación Bancaria de Venezuela de 2009 a 2010 y presidió el Consejo Bancario Nacional 2010-2011.

Como una muestra de sus buenas relaciones con el Gobierno, y en especial con los ministros poderosos del gabinente económico, Jorge Giordani y Nelson Merentes –expresidente el BCV–, Vargas fungió como coordinador de la venta de bonos y notas estructuradas que Chávez compró a Argentina, Bolivia y Ecuador, entre otros países, para financiar sus déficit internos.

A partir de 2002, con la aplicación del control de cambios, la banca en Venezuela (y el BOD no es la excepción) obtuvo enormes ganancias al vender papeles comprados al tipo de cambio oficial en el llamado mercado paralelo. Operaciones que luego fueron prohibidas por las autoridades y que revivieron nuevamente con la multiplicidad del tipo de cambio en Venezuela.

El nombre de Víctor Vargas también figura en los cables de Wikileaks. En un cable filtrado del Departamento de Estado (23 de julio 2008), se describen los vínculos del banquero con las llamadas notas estructuradas, mecanismo de recaudación de fondos para financiar el presupuesto oficial, generando grandes ganancias para los intermediarios. Reza el cable: “Vargas, de quien se dice que obtuvo ganancias de esas negociaciones, es un banquero cuya estrella se ha elevado grandemente durante la presidencia de Chávez”

Durante la crisis bancaria de 2009, Vargas jugó un papel importante para enfrentar el cierre de más de media docena de bancos privados por insuficiencia de fondos. En una entrevista declaró “Nosotros nos alineamos con esta política del gobierno, porque consideramos que lo han hecho de manera correcta. E incluso nosotros estamos dispuestos a colaborar, como siempre lo hemos estado, en todo lo que sea necesario”.

Pero no siempre las relaciones entre Vargas y el gobierno han sido fluidas. En 2008, quiso comprar el Banco de Venezuela, el más grande del país, que pertenecía al español Grupo Santander de Emilio Botín. Mientras negociaba con el banquero ibérico, en las interioridades del Palacio de Miraflores, José Vicente Rangel, quien en ese momento había salido del Gobierno, realizaba lobby para que el presidente Hugo Chávez y el ministro de Finanzas, Alí Rodríguez Araque, aceptaran la negociación entre BOD y el Venezuela, relató una fuente que estuvo cerca del proceso de adquisición. Pero Rangel falló en su misión porque Chávez y Araque decidieron que sería el Estado el nuevo propietario de la entidad.

Sin embargo, el banquero, había dado 150 millones de dólares como opción, que no fueron devueltos por Botín. Vargas demandó en España y ganó el juicio, que fue llevado por su abogado Ramón José Medina, quien a su vez es representante de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). Medina le confió a una fuente que actualmente está desligado de los negocios corporativos del BOD.

Los negocios de Víctor Vargas en el sistema financiero de Estados Unidos también han sido objeto de controversias. Según el Wall Street Journal, mintió sobre un fraude perpetrado por empleados de CapitalBank Corp, un banco de Nueva York intervenido por las autoridades y en el cual tenía una participación de 21%. Esta sería la causa que le impide participar en el sector financiero americano sin autorización expresa de las autoridades de ese país.

Hombre de negocios, en 2013 incursionó en el mercado de medios de comunicación con la compra de uno de los grupos editoriales más grandes del país, la Cadena Capriles (que cambió el nombre a Grupo Últimas Noticias), transacción que negó a través de la cuenta corporativa de Twitter del BOD: “no es cierta compra de Cadena Capriles por parte de BOD Banca ni Víctor Vargas. No es de nuestro interés ni lo permite la Ley de Bancos”, aclara el tweet refiriéndose a la legislación venezolana que prohíbe que propietarios de bancos tengan a su vez participación accionaria en medios de comunicación. Se calcula que la transacción ascendió a 140 millones de dólares.

En febrero de 2013, Vargas realizó una visita a la sede de la Cadena Capriles. Según dijo después Miguel Ángel Capriles, entonces presidente del grupo editorial, en ese momento el banquero mostró su deseo de efectuar la compra. Tres meses, en mayo, ya era un hecho que la empresa periodística estaba vendida y que se iniciaba un proceso de transición que culminó en octubre.

El 25 de octubre de 2013, se firmó la venta de la Cadena Capriles por $140 millones entre Miguel Ángel Capriles López y Latam Media Holdin, una firma registrada en Curacao en septiembre de ese año, que a su vez es propiedad de Hanson Group, un grupo financiero radicado en Londres, que nunca antes poseyó un medio.

Cuando se firmó el documento de traspaso, entre los asistentes se encontraba Víctor Vargas, quien no quiso aparecer en la fotografía de ese momento. Además, la directiva, presidida por el banquero Carlos Acosta –amigo de juventud de Miguel Ángel Capriles- quedó integrada por al menos dos personas muy cercanas al banquero: Pedro Rendón y Diego Lepage, ambos personal de confianza en el BOD y otras empresas.

Además, el mismo Vargas, en reunión con jefes de la redacción de Últimas Noticias y El Mundo Economía Negocios, medios de la Cadena Capriles, aseguró que él era el dueño.

En febrero de 2014, se dio el nombramiento del nuevo presidente editor de la Cadena Capriles, David De Lima y remoción de la junta directiva. La nueva máxima autoridad ha vacilado a la hora de explicar la participación de Vargas.

El BOD, una de las 2.000 empresas más importantes del mundo según la revista Forbes, atraviesa un episodio difícil. El 10 de septiembre de 2019 la Sudeban ordenó una medida administrativa de intervención de la entidad por 120 días hábiles. La medida, autorizada por el ministro de Economía del gobierno de Maduro, Simón Zerpa, prohíbe realizar nuevas inversiones, decretar pagos de dividendos, captar fondos a plazo, abrir nuevas oficinas en el país o en el exterior y adquirir acciones y participaciones en el capital social de instituciones bancarias.

Asimismo, ordena la designación de funcionarios acreditados por la Sudeban que contarán con poder de veto en la junta directiva y acceso pleno a todas las áreas administrativas del BOD.

La decisión de la Sudeban ocurrió, de acuerdo con la nota de prensa oficial, debido a las acciones de Curazao y Panamá sobre el Banco del Orinoco NV y AllBank Corp, respectivamente, los cuales forman parte del Grupo Financiero BOD.

El 12 de septiembre de 2019, tras hacerse pública la noticia de la intervención administrativa, Vargas declaró que la medida de la Sudeban “es meramente administrativa y que tiene por finalidad supervisar la actividad financiera”, en consecuencia, el banco continuaría prestando servicios con normalidad.

El 2 de febrero de 2022, la Junta Monetaria de República Dominicana ordenó la disolución del Banco Múltiple de Las Américas, S. A. (Bancamérica), propiedad de Vargas. La entidad se encontraba bajo un régimen de supervisión especial desde 2019.

Se conocen detalles de las operaciones ilícitas que motivaron la orden de detención en Panamá contra el banquero venezolano Víctor Vargas Irausquín

Comments


Leave a Reply


Your email address will not be published.