Estafas transfronterizas de los hermanos José y Chamel Gaspard Morell contaminaron a bancos y comprometieron a funcionarios en varias jurisdicciones

Estafas transfronterizas de los hermanos José y Chamel Gaspard Morell contaminaron a bancos y comprometieron a funcionarios en varias jurisdicciones

Compartir

La red de estafas tejida por los hermanos José y Chamel Gaspard ha alcanzado una escala internacional, afectando a entidades bancarias de renombre en Estados Unidos, España y Panamá. Estos sujetos han logrado desviar una suma cercana a los treinta millones de dólares (US$ 30,000,000.00) a través de engaños y contratos fraudulentos, en los que involucraron a parientes y a personas de confianza, sin incluir a inversores que fueron despojados de sus bienes por ambos falsos empresarios.

A medida que las víctimas superan el temor a represalias, las acusaciones contra José Gaspard Morell y Chamel Gaspard Morell se acumulan. Entre los cargos figuran estafa, falsedad documental, fraude, formación de asociación para delinquir y agavillamiento, involucrando también a empleados y abogados vinculados a su entramado delictivo. La lista de cargos sigue creciendo a medida que los afectados han perdido el miedo a ser chantajeados por los delincuentes Gaspard Morell.

Notificaciones rojas de Interpol

Las autoridades han intensificado sus esfuerzos para llevar ante la justicia a ambos criminales. Las solicitudes formales de extradición efectuadas por Venezuela, así como las órdenes de arresto de Interpol, que son varias, con la participación de las cancillerías respectivas, han completado recientemente el proceso de ley en Panamá, mientras la justicia venezolana espera se concreten los procedimientos en territorio panameño para la extradición de los Gaspard.

José Gaspard Morell fue capturado e impuesto de una medida cautelar de libertad, mientras intentaba huir a México, a la vez que su hermano, Chamel Gaspard, permanece prófugo. Ambos se enfrentan a acusaciones graves en Venezuela, incluyendo la falsificación y venta de facturas de la petrolera estatal venezolana Pdvsa, así como estafas que resultaron en la extracción de sumas millonarias de instituciones financieras como JP Morgan, City Bank, Morgan Stanley y el BBVA de España.

Tras haber ejecutado con meticulosidad la sustracción inicial, los hermanos Gaspard canalizaron los fondos a través de bancos estadounidenses como Julius Baer, JP Morgan y Mercantil Commercebank. Posteriormente, movieron el capital a cuentas panameñas en Multibank y Mercantil Banco Panamá, utilizando como fachada a Summa Export, Inc., sociedad propietaria del polémico Mall Las Anclas en el distrito panameño de La Chorrera.

Silencio cómplice en la banca panameña

Este entramado de los hermanos Gaspard generó en su momento, años 2018 y 2019, las alertas de rigor de los oficiales de cumplimiento de dichas instituciones en Panamá. Sin embargo, estas alertas fueron silenciadas por la alta gerencia de ambos bancos para evitar los procesos de control e investigación que ameritaban el haber inyectado de la nada estas sumas millonarias a sus cuentas corporativas y personales panameñas en el Multibank y el Mercantil Banco Panamá.

La totalidad de las operaciones fraudulentas, detallando bancos, números de cuenta, fechas, montos y destinos finales, han sido meticulosamente documentados en una demanda presentada en el estado de Florida, en Estados Unidos, ante un juez federal, contra los hermanos Gaspard Morell.

La demanda en Miami contra los hermanos Gaspard

La demanda presentada en la Corte de Circuito del Condado de Miami-Dade revela un elaborado esquema de fraude y lavado de dinero perpetrado por los hermanos venezolanos José y Chamel Gaspard Morell en perjuicio de inversores.

Chamel y José Gaspard Morell

Según los documentos judiciales, en abril de 2018, inversores otorgaron un poder general a José Gaspard para que administrara sus inversiones y propiedades en Estados Unidos. Sin embargo, José Gaspard presuntamente aprovechó esta confianza para defraudar a los inversores, al menos $41 millones, mediante un elaborado esquema.

El modus operandi involucraba la creación de contratos de compraventa fraudulentos sobre propiedades comerciales en Panamá y facturas de la petrolera estatal venezolana Pdvsa, que José y Chamel Gaspard fingieron poseer. Utilizando estas falsas premisas, indujeron a los inversores a transferirles cuantiosas sumas de dinero y asignaciones de hipotecas sobre propiedades en Florida.

La demanda detalla numerosas transferencias bancarias realizadas por los inversores hacia cuentas de los hermanos Gaspard y sus empresas pantalla, como Sidney Enterprises, Summa Export, Mega Store Premium Market y la fundación Guacuco Investment Foundation. Estos movimientos tuvieron lugar principalmente entre 2018 y 2019, e incluyeron cuentas en bancos como J.P. Morgan, Mercantil Bank y Julius Baer en Estados Unidos, así como en Multibank y Mercantil Banco en Panamá.

Por ejemplo, se menciona que en octubre de 2018, inversores transfirieron $2,798,000 a la cuenta de Guacuco en J.P. Morgan bajo la falsa premisa de comprar facturas de PDVSA. Asimismo, entre ese año y 2019 realizaron numerosos pagos a cuentas de Sidney Enterprises que totalizaron $12,318,407.85, creyendo adquirir pisos comerciales de un edificio en Panamá.

La demanda también alega que, con asistencia de su abogada en Miami, José Gaspard logró transferir fraudulentamente a su nombre las acciones de una firma de los inversionistas, para apoderarse de las hipotecas que los inversores habían aportado como parte del supuesto pago por las propiedades panameñas. Los recursos producto de ejecutar dichas hipotecas fueron posteriormente transferidos por Gaspard a cuentas propias y de sus allegados.

El documento judicial describe una vasta red de movimientos bancarios desde cuentas en Estados Unidos hacia Panamá, destinados a lavar y reinvertir los millonarios fondos defraudados a los inversores. Las acusaciones contra los hermanos Gaspard incluyen robo, fraude organizado, falsificación y lavado de dinero tanto a nivel estatal como federal.

Los inversores reclaman una indemnización por daños y perjuicios triplicada de $123 millones, así como medidas cautelares para evitar que los acusados sigan operando negocios con el producto del desfalco. El caso representa uno de los más grandes esquemas de fraude bancario descubiertos entre Estados Unidos y Panamá en años recientes.

Demanda en EEUU contra Herm… by Presents 360

Renuncian a su defensa abogados de los Gaspard Morell

La firma legal Sodhi Spoon, que anteriormente los representaba, se ha desvinculado recientemente de los hermanos Gaspard, mediante una renuncia irrevocable, a causa del escándalo generado por los múltiples y graves casos de corrupción y asociación ilícita que comprometen a los hermanos José y Chamel Gaspard Morell.

José y Chamel Gaspard Morell

Recae sobre las autoridades de Panamá la importante tarea de rastrear y determinar el destino final de los fondos ilícitamente adquiridos por los Gaspard, los cuales han sido diluidos en diversas empresas, propiedades inmobiliarias y un estilo de vida lujoso entre la élite panameña.

Prácticas delictivas y tácticas intimidatorias importadas a Panamá

El mismo patrón de enriquecimiento ilícito, caracterizado por el engaño, el chantaje y la intimidación, ha marcado a los Gaspard desde su período de operaciones en Venezuela. Han sido asociados a casos notorios como la intimidación judicial a docentes del Colegio Juan Jacobo Rousseau; así como el uso indebido de la marca The Home Depot, por el que la empresa minorista estadounidense interpuso y resultó victoriosa en una demanda en contra de los hermanos, quieres finalmente no pagaron la indemnización a la firma minorista.

Chamel y José Gaspard Morell

Otros casos en su haber en Venezuela, tienen que ver con la extracción y comercialización ilegal de madera, además de tramas en perjuicio de las estatales Productora y Distribuidora Venezolana de Alimentos (Pdval) y Pdvsa o el Banco de la Construcción; sin contar la adquisición fraudulenta de propiedades.

En Panamá, los hermanos han continuado esas mismas prácticas, amparados por el soborno a funcionarios bancarios, asesores del Registro Público y exfuncionarios de fiscalías y tribunales.

Acciones de las fiscalías y organismos internacionales

Las fiscalías de Panamá y Estados Unidos, junto con organismos internacionales, están colaborando estrechamente para seguir la pista del dinero estafado, con el objetivo de llevar ante la justicia a todos los que se hayan beneficiado de estas actividades delictivas. La magnitud de la operación ha puesto en evidencia un esquema de corrupción profundo, con ramificaciones que han permeado diversas capas de la sociedad panameña y el sistema financiero a nivel internacional.

Las acciones legales emprendidas reflejan la gravedad de los hechos, con los hermanos Gaspard en el centro de una compleja red de delitos financieros. Los procedimientos en curso buscan no solo castigar a los responsables, sino también recuperar los activos para las víctimas, quienes confiaron en estos individuos solo para encontrarse atrapados en una red de mentiras y falsificaciones.

Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela solicita a Panamá la extradición de los venezolanos Chamel y José Gaspar Morell, por estafa y otros delitos



Economista venezolano Jesús Casique realiza colecta para la compra de insumos y medicamentos tras sufrir ACV



COMMENTS