Empresa rusa Roszarubezhneft propone a PDVSA tomar el control de exportaciones de crudo venezolano sin intermediarios

Compartir

La empresa estatal rusa Roszarubezhneft quiere reactivar el flujo de efectivo de sus cinco empresas conjuntas con la petrolera venezolana PDVSA, que han sufrido el impacto de las sanciones impuestas por Estados Unidos. Para ello, está solicitando a PDVSA que le permita tomar el control de las exportaciones de crudo y fuel oil que producen estas empresas, según dijeron dos personas involucradas en las conversaciones a Reuters.

Un acuerdo similar al de Chevron

Roszarubezhneft pretende actuar como comprador del petróleo venezolano, es decir, poder vender los cargamentos a los clientes finales, sin depender de intermediarios designados por PDVSA que se quedan con una gran parte de los ingresos por sus servicios. Esta propuesta se asemeja a la que PDVSA acordó el año pasado con Chevron, la única petrolera estadounidense que sigue operando en Venezuela gracias a una exención a las sanciones otorgada por Washington.

Las sanciones de Estados Unidos buscan presionar la salida del poder del presidente Nicolás Maduro, al que consideran ilegítimo, y han afectado severamente las finanzas de PDVSA y su capacidad para mantener la producción de petróleo, la principal fuente de ingresos del país sudamericano.

Una deuda millonaria

Las cinco empresas conjuntas de Roszarubezhneft tienen una deuda acumulada de unos 3.200 millones de dólares por las ventas manejadas por PDVSA, según una de las personas consultadas por Reuters. Además, PDVSA le debe a Roszarubezhneft otros 1.400 millones de dólares por préstamos otorgados anteriormente, aunque PDVSA está disputando esa cifra.

La aprobación de la solicitud de Roszarubezhneft podría beneficiar tanto a Rusia como a Venezuela. Por un lado, Rusia podría obtener una fuente adicional de efectivo en un momento en que sus ingresos petroleros se han visto mermados por las sanciones occidentales debido a la guerra en Ucrania y el déficit presupuestario se ha profundizado. Por otro lado, Venezuela podría avanzar hacia su objetivo de aumentar la producción de petróleo en un 40% este año.

Obstáculos legales y políticos

La propuesta de Roszarubezhneft no es nueva. El año pasado, la empresa rusa ya hizo una solicitud similar a PDVSA, pero fue ignorada, según otra persona familiarizada con las conversaciones. La solicitud actual también puede enfrentar obstáculos significativos, ya que requeriría un cambio en la ley venezolana que rige sus exportaciones de petróleo y combustibles, que establece que PDVSA tiene el control sobre la venta de las mismas.

Además, es poco probable que PDVSA acepte la solicitud si los ingresos de las exportaciones se destinan solo al pago de la deuda, ya que PDVSA y el Ministerio del Petróleo están enfocados en generar flujos de efectivo para reconstruir sus propias finanzas después de que una auditoría encontró miles de millones de dólares en ventas impagas por exportaciones pasadas.

Cualquier cambio a la ley de hidrocarburos requeriría la bendición del Partido Socialista Unido de Maduro, que domina la Asamblea Nacional de Venezuela. Rusia ha sido un aliado cercano de Venezuela durante años y sus compañías petroleras invirtieron miles de millones de dólares en los campos petroleros venezolanos antes de que las sanciones y las deudas frenaran sus operaciones.

Una producción en declive

La producción de petróleo en las cinco empresas conjuntas de Roszarubezhneft ha disminuido debido a que las sanciones de EE. UU. han obstaculizado la inversión y el trabajo de mantenimiento, y disuadido a muchos compradores de crudo venezolano. En conjunto, bombearon entre 103.000 y 120.000 barriles de crudo por día (bpd) este año, según cálculos independientes de consultores, que pidieron no ser identificados debido a la sensibilidad de la información.

La falta de flujo de efectivo de las ventas de petróleo ha obstaculizado las actividades de las empresas, dejándolas luchando para pagar los gastos de servicios de perforación, adquisición y costos laborales, dijeron las personas.

 

Economista venezolano Jesús Casique realiza colecta para la compra de insumos y medicamentos tras sufrir ACV



COMMENTS