Saturday, September 25, 2021


El fracasado proyecto del fondo de capital riesgo CVC para entrar en el Calcio en Italia

Con la guerra servida, el Real Madrid movió ficha en su oposición al acuerdo entre la Liga de Fútbol Profesional (LFP) y CVC…

By admin , in Internacionales , at August 16, 2021

Con la guerra servida, el Real Madrid movió ficha en su oposición al acuerdo entre la Liga de Fútbol Profesional (LFP) y CVC Capital Partners. El fondo de capital riesgo inyectará 2.700 millones de euros a cambio de una participación del 10% del negocio del fútbol en España, en una alianza que tendrá que ser ratificada el próximo 12 de agosto en asamblea tras haber sido aprobado por los clubes en comisión delegada. El equipo presidido por Florentino Pérez cumplió sus amenazas y anunció medidas legales y penales contra el presidente de LaLiga, Javier Tebas; el responsable del fondo, Javier de Jaime Guerrero, y contra el propio CVC. La idea del club madridista, que cuenta con el apoyo del Fútbol Club Barcelona, es lograr convencer al resto de equipos de Primera y Segunda División para neutralizar el movimiento. Por si no fuera suficiente esta presión, el conjunto blanco avisa de que buscará cualquier resquicio legal que deje “sin efecto los posibles acuerdos que adopte la asamblea”. En Italia, esta misma situación ya se vivió a principios de año, cuando en el último momento y tras meses de negociaciones el pacto entre el Calcio y el fondo fracasó.

El acuerdo entre CVC y LaLiga fue en un primer momento diseñado para la Serie A. El fútbol italiano arrastra desde hace años una crisis de identidad en el césped, pero la vertiente económica de sus instituciones es aún más desoladora. La temporada 2019-20 supuso unas pérdidas de 754 millones, según ‘La Gazzetta dello Sport’, 472 millones más que en el anterior curso. Quizás el mejor ejemplo para valorar el estado del fútbol en el país latino es que un club como el Milan es propiedad desde hace cinco años de Elliott Management Corporation, uno de los fondos buitre más conocidos a nivel internacional. O que su vecino, el Inter de Milán, recibiese un préstamo de Oaktree por 275 millones de euros el pasado mayo, cuando el fondo norteamericano se hizo con el 31% de su propiedad. El golpe del coronavirus para las arcas de los equipos, que se pasaron un año y medio sin los ingresos producidos por la afición en los estadios, amenazaba con ser definitivo, reveló El Confidencial.

Con el fin de encontrar una vía de financiación que permitiese a los italianos reengancharse con campeonatos mucho más competitivos en cuanto a espectáculo y económicos como la Premier League, apareció la opción del CVC, que ya tenía experiencia en el mundo deportivo con la Fórmula 1 o MotoGP. Paolo Dal Pino, presidente del fútbol profesional italiano, fue quien apostó por la llegada de CVC Capital Partners. Un fondo que en España tiene inversiones en compañías como Deoleo, CLH, Cortefiel o la Universidad Alfonso X el Sabio.

La primera toma de contacto de CVC con la Serie A fue en noviembre de 2020. Las sensaciones eran positivas a ambos lados del acuerdo y con una idea casi idéntica a la fórmula que, si es ratificada en la asamblea, se empleará en LaLiga. Aunque el montante de la operación fuera inferior para el fútbol italiano con 1.700 millones de euros. Lo que parecía diseñado para una operación rápida que permitiría al Calcio recuperar su posición dominante en Europa a nivel económico se torció. Los siguientes meses conllevaron una serie de reuniones y votaciones pospuestas de carácter caótico. La Juventus de Turín y el Inter de Milán fueron los clubes que más problemas pusieron en las negociaciones. Al igual que sucede en España, donde la gran mayoría de equipos están a favor del acuerdo con el fondo inversor debido a la fragilidad de sus cuentas, los clubes humildes aspiraban a aceptar.

El pasado febrero, los 20 clubes del Calcio llegaron a la asamblea que tendría que dar el visto bueno definitivo al acuerdo con CVC. Para que saliera adelante el proyecto, se necesitaba ganar la votación con, al menos, 14 votos a favor. Fueron exactamente siete clubes los que se opusieron, impulsados por los dos grandes, Juve e Inter de Milán. Nápoles, Lazio, Atalanta, Fiorentina y Hellas Verona, cercanos a los dos grandes, secundaron su voto negativo. Un voto marcó la diferencia. Poco después estallaría la bomba de la Superliga con Juve e Inter como mayores precursores italianos. De hecho, la llegada de CVC a España ha causado multitud de críticas en Italia tanto a nivel social como en la prensa, ya que se considera que el acuerdo era beneficioso para su fútbol. Más en El Confidencial

Comments


Leave a Reply


Your email address will not be published. Required fields are marked *