Departamento de Justicia de Estados Unidos apunta contra Google por supuesto abuso de poder y estrangulamiento del mercado de la publicidad digital

Compartir

Estados Unidos vuelve a cargar, una vez más, contra los monopolios de Silicon Valley. En esta ocasión, ha sido el Departamento de Justicia el que ha puesto sobre la mesa una demanda en la que viene a acusar a Google de abuso de poder y de estrangular el mercado de la publicidad digital. Aunque sigue sorprendiendo que en el mercado natal de la compañía se tomen este tipo de acciones, no es ni mucho menos la primera vez que ocurre. En la última década, se han visto acciones similares desde varias instituciones norteamericanas contra el buscador. Pero este es solo un frente más de la gran batalla que mantienen las autoridades de la primera economía del mundo contra las fuerzas vivas de la tecnología, multinacionales que han alcanzado un enorme poder económico y técnico con todo lo que ello conlleva.

En el escrito presentado por el Departamento de Justicia se asegura que la empresa dirigida por Sundar Pichai «ha corrompido la competencia legítima en el sector de la publicidad digital». Algo que habría conseguido, el de sofocar a sus posibles rivales, «al hacerse con el control de la amplia gama de herramientas de alta tecnología utilizadas por editores, anunciantes e intermediarios», revela Michael Mcloughlin en El Confidencial.

En resumen, le acusan de controlar toda la cadena de un mercado valorado en 280.000 millones anuales. Así, sostienen que la firma «ha utilizado medios anticompetitivos, excluyentes e ilegales para eliminar o reducir al mínimo cualquier amenaza a su dominio». El documento afirma que el buscador utiliza las herramientas a su disposición «para perjudicar» a aquellos sitios web que optan por una de las opciones de la competencia, bien por conseguir un precio más atractivo, bien por buscar beneficios de otro tipo.

No es la primera vez que se ve una iniciativa de este tipo. Hace apenas dos años, en octubre de 2020, cuando Donald Trump estaba a punto de perder la Casa Blanca, el entonces secretario de Justicia puso en marcha una demanda por el poder abusivo que Google tenía sobre el mercado de búsquedas y los anuncios que se mostraban. Meses más tarde, en julio de 2021, los fiscales de 37 estados articularon una acción conjunta contra la compañía. En esta ocasión, el blanco no era la publicidad. Era su tienda de aplicaciones en Android, Play Store.

Entonces lo que se criticaba era la obligatoriedad de utilizar esta tienda y la comisión que tenían que pagar los desarrolladores por comercializar sus aplicaciones por esta vía. Esto no deja de ser curioso porque la que ha centrado el debate sobre la economía de apps en los últimos años ha sido Apple, que ha protagonizado sonoros enfrentamientos con los desarrolladores de Fortnite y Spotify, que ha llevado el caso a Bruselas.

La respuesta de Google ha sido la de decir que la publicidad digital es un mercado muy competitivo y disputado y que otras grandes tecnológicas como Amazon, Microsoft o Meta también están metidas en la pomada.

La nueva demanda plantea incluso trocear el imperio de los de Mountain View. Eso no es tampoco una petición nueva. Es una opción que se suele poner sobre la mesa, especialmente cuando se habla de las grandes tecnológicas, especialmente de la empresa antes conocida como Facebook y de Google, que han sido las más escrutadas por las autoridades estadounidenses, que también han puesto la vista en Amazon y Apple en los últimos tiempos.

Los CEO de estas cuatro compañías protagonizaron, a mediados de 2020, una histórica comparecencia en el Capitolio. Durante una tarde, los gerifaltes de cuatro de las cinco tecnológicas más poderosas del mundo (Microsoft se libró) tuvieron que testificar y rendir cuentas ante una comisión compuesta por miembros del partido demócrata y republicano. El informe, entonces, no pudo ser más demoledor. Se acusó a estas empresas de haber alumbrado una nueva generación de monopolios, como no se veía «desde los tiempos del ferrocarril». / más en El Confidencial


 

Economista venezolano Jesús Casique realiza colecta para la compra de insumos y medicamentos tras sufrir ACV



COMMENTS