Bluehost suspende arbitrariamente un sitio web por una falsa notificación de derechos de autor realizada por empresa contratada por el venezolano Walter Alexander Del Nogal y el ciudadano Iván Zudenkov

Compartir

Por Haydée Riera
hable.se

Bluehost, una compañía de alojamiento web con sede en Estados Unidos, ha suspendido un sitio web por un falso reclamo de derechos de autor realizado por una empresa de limpieza de reputación contratada por el narcotraficante venezolano Walter Alexander Del Nogal, su hermano Willy Del Nogal, y por Iván Zudenkov, un exrepresentante de la empresa rusa Rosneft en Venezuela.

El sitio web suspendido es un medio de comunicación digital que publicó varios artículos sobre los negocios de Zudenkov y sus vínculos con Venezuela. Uno de los artículos revelaba que Zudenkov es uno de los nuevos jugadores que ingresó al negocio petrolero venezolano luego de que Rosneft cerrara sus operaciones en el país sudamericano. Otro artículo objeto de la reclamación se refería a Walter Alexander Del Nogal, un narcotraficante venezolano sancionado y solicitado por Estados Unidos por presunto lavado de dinero. El artículo también mencionaba que Walter Del Nogal y su hermano Willy Del Nogal, buscaban adquirir un medio de comunicación impreso en España.

Un copyfraud para silenciar al periodismo independiente

El falso reclamo de derechos de autor fue presentado por Luis Rodríguez -probablemente un nombre falso-, quien se identificó como el «propietario» del «sitio web» https://albertoonews.blogspot.com, un blog alojado en un servicio gratuito de Google. Rodríguez alegó que el sitio web suspendido había copiado dos artículos suyos sin su permiso y que poseía los derechos exclusivos de los mismos.

Sin embargo, se trata de un claro caso de copyfraud, es decir, una falsa afirmación de derechos de autor con el propósito de censurar a terceros. El blog de Rodríguez no es más que una copia fraudulenta del nombre de un sitio web real, albertonews.com, un medio de comunicación venezolano. Además, los supuestos artículos originales de Rodríguez no son más que copias de los artículos publicados por el sitio web suspendido y por otros sitios de prensa, con algunos cambios menores.

 

El copyfraud fue orquestado por una empresa de limpieza de reputación contratada por Zudenkov y los hermanos Del Nogal, quienes buscaban eliminar cualquier rastro de su actividad empresarial y presumiblemente criminal en internet. La empresa se encargó de enviar notificaciones falsas a los proveedores de hospedaje web, invocando la Ley de Derechos de Autor del Milenio Digital (DMCA), una normativa estadounidense que protege los derechos de autor en internet.

Para completar el copyfraud, Luis Rodríguez aseguró en su reclamo, «bajo pena de perjurio», que la información proporcionada a Bluehost y demás proveedores de alojamiento web era cierta. Esto significa que el reclamante podría enfrentar cargos criminales por mentir bajo juramento y por violar la DMCA. Según la ley estadounidense, el perjurio es un delito grave que puede ser castigado con multas y prisión.

La complicidad de Bluehost

Bluehost, al recibir la notificación falsa, no verificó la veracidad ni la legitimidad del reclamo y procedió a suspender el sitio web sin previo aviso y se negó a tomar en consideración los argumentos de los editores del sitio suspendido. De esta manera, Bluehost violó los derechos fundamentales a la libertad de expresión e información del sitio web suspendido y sus lectores.

Bluehost tampoco cumplió con su deber legal de investigar y rectificar la infracción de derechos de autor en curso. Según la DMCA, los proveedores de servicios, como Bluehost, disfrutan de inmunidad frente a una demanda por derechos de autor siempre que actúen con rapidez deliberada para eliminar o deshabilitar el acceso a los materiales infractores al recibir una notificación. Sin embargo, si los proveedores de servicios no investigan y eliminan o desactivan el material infractor, pierden esta inmunidad.

Bluehost no solo suspendió el sitio web, sino que también se quedó con los archivos y bases de datos del mismo, impidiendo que el medio de comunicación pudiera recuperar su contenido y migrar a otro proveedor. A juicio de expertos en comunicación, se trató de una acción desproporcionada e ilegal, que constituye una forma de censura y sabotaje contra el periodismo independiente.

Irónicamente, con sus acciones, empresas estadounidenses de alojamiento web se colocan de algún modo al servicio de personas sancionadas por el Gobierno de Estados Unidos o que se encuentran bajo el radar de la justicia norteamericana, quienes buscan así ocultar su oscuro pasado y negocios.

La reacción del sitio web suspendido

El sitio web suspendido, nuevaprensaamerica.com, ha denunciado públicamente el falso reclamo de derechos de autor y la suspensión arbitraria por parte de Bluehost. El medio de comunicación ha exigido la restitución inmediata de su sitio web y el respeto a su derecho a informar sobre temas de interés público.

El medio de comunicación ha solicitado el apoyo de organizaciones defensoras de la libertad de prensa y de la sociedad civil para hacer frente a este ataque contra la libertad de expresión.


 

Economista venezolano Jesús Casique realiza colecta para la compra de insumos y medicamentos tras sufrir ACV



COMMENTS