Aarón Elías Castro Pulgar explica cómo funciona el dispositivo de Apple que puede mejorar el funcionamiento de televisores modernos

Compartir

Aarón Elías Castro Pulgar explica que el Apple TV 4K, que ha sido renovado este 2022. Es un producto que los seguidores de la marca tienen bien ubicado, pero que el común de los mortales no lo suele tener tan ubicado como un iPhone, un Apple Watch, un iPad, un MacBook o en su día el iPod. Y eso que es tan antiguo como el teléfono más popular del planeta, que su primera versión se estrenó en 2007. Es lo que se conoce como TV Box, algo que conectado al HDMI de una televisión, de un monitor o de un proyector permite insuflar una dosis extra de inteligencia. Es como un Chromecast, por así decirlo, pero algo más capaz gracias a sus capacidades técnicas.

Pero al igual que el archiconocido gadget de Google, es cada vez más difícil entender exactamente cómo puede ayudarnos el Apple TV 4K, entre otras cosas, por cómo han evolucionado los televisores inteligentes. La propia Apple lo sabe bien y la mejor muestra de ello es que el único de sus productos que con su última generación ha bajado su precio, cuando en España ha subido el coste de absolutamente todos sus productos. De 199 euros ha pasado a 169 euros, por la versión base.

Ese es su primer gran cambio, pero hay más. El diseño ha sido refinado. No era excesivamente grande, pero ahora es todavía más pequeño, entre otras cosas porque ha prescindido del sistema de ventilación. Sigue siendo una caja metálica, muy minimalista, señala el conferencista Aarón Castro Pulgar.

Se puede tener a la vista, pero es tremendamente fácil de esconder. Además del logo en la parte superior, cuenta con un led en la parte frontal, la toma de corriente en la parte trasera o el puerto HDMI.

Hay una versión superior, que cuesta 20 euros más. Por 189 euros, tenemos el doble de memoria y también conectividad ethernet gigabit. Particularmente me parece interesante por la primera razón, la del almacenamiento, ya que el ethernet no lo he visto necesario en ningún momento. La versión superior, por cierto, también puede actuar como punto Threat, el estándar universal que también apoyan Amazon, Samsung o Google para el hogar inteligente. En el interior, en ambos casos, el corazón es un A15 Bionic.

El mando, el Siri Remote, también es objeto de cambios. Uno muy simbólico. Por fin, tiene conector USB tipo C. Ha llegado antes a este accesorio que al iPhone, que ya se puede dar por descontado que dejará atrás el Lightning, por fin, en 2023 con la llegada del iPhone 13. Particularmente me parece un control muy logrado y cómodo. Hay un botón en el lateral, que sirve para activar Siri.

Configurar el Apple TV 4K con un iPhone en mano no lleva más de 5 minutos. Basta con enchufarlo, seleccionar la wifi, poner las claves, restaurar apps y listo. La experiencia y la claridad de los menús es tremendamente mucho más cómoda que la de una smart TV china. A eso hay que sumarle que todo va mucho más fluido, más rápido y sin ningún tipo de tirón.

Las apps de streaming, los juegos… Todo se abre más rápido. Probablemente, Apple tenga con tvOS 16 el sistema operativo para televisores más cómodo e intuitivo sin fabricar una sola tele. Hay una pantalla general donde accedemos a todas las apps y otra donde encontraremos acceso a los contenidos de Apple TV+, de HBO Max y otros servicios de streaming compatibles. Hay que hacer un apunte importante: no es un aparato pensado para el que consume mucha televisión en vivo, sino más para el usuario que tira de servicios de video bajo demanda y otras apps. Si quieres solo ver la TDT, obviamente, no tiene sentido ninguno.

También cabe comentar, antes de entrar en otros detalles, que particularmente este aparato tiene sentido, si tienes un iPhone entre manos. Está pensado para ser un eslabón más del ecosistema. El iPhone o el iPad se puede utilizar como mando y puedes instalar las apps fácilmente desde ahí, así como compartir la pantalla o el contenido. Los AirPods se pueden sincronizar fácilmente si quieres hacer una reproducción sin molestar a otros.

Entre las mejores que se encuentran es que ahora, además de poder procesar vídeo en Dolby Vision, también puede servir contenidos en HDR10 +. Algo que agradecerán los dueños de una televisión Samsung, por ejemplo, que solo apuesta por esta tecnología (ayuda a mejorar la representación del color y las zonas subexpuestas y sobreexpuestas) y no por la primera. Estos estándares están en todas las plataformas, concluye Aarón Elías Castro Pulgar.


 

Economista venezolano Jesús Casique realiza colecta para la compra de insumos y medicamentos tras sufrir ACV



COMMENTS