Sunday, June 20, 2021


Jesús Medina Ezaine ejemplo de lucha por la libertad de prensa

Jesús Medina Ezaine es un reportero gráfico venezolano. Entre agosto de 2018 y enero de 2020, fue detenido en la…

By admin , in Venezuela , at March 2, 2021

Jesús Medina Ezaine es un reportero gráfico venezolano. Entre agosto de 2018 y enero de 2020, fue detenido en la cárcel militar de Ramo Verde.

Medina fue detenido por primera vez en octubre de 2017 junto a los periodistas Roberto di Matteo, de Italia, y Filippo Rossi, de Suiza, mientras reportaban en el Centro Penitenciario de Aragua, también conocido como Tocorón. Después de ser arrestado, se reportó que se encontraba desaparecido.2 Jesús fue encontrado en noviembre en una autopista de Caracas, declarando cómo había sido torturado y amenazado de muerte por sus captores.

Medina, quien ha estado bajo tratamiento médico por padecer cáncer de tiroides, fue detenido nuevamente el 29 de agosto de 2018 en la estación Plaza Venezuela del Metro de Caracas, luego de que realizara un reportaje sobre la crisis hospitalaria del país. Dos días después se decretó su privativa de libertad y fijó la cárcel militar de Ramo Verde como centro de reclusión.

El valiente reportero se ha sobrepuesto a su enfermedad para seguir con su labor, pese a las dificultades para que los reactivos  del tratamiento lleguen a Venezuela. Esto, sin embargo, tampoco le ha impedido hacer una labor social a favor de los niños necesitados en barrios pobres de Caracas, como Petare.

Para mayo de 2019 su audiencia preliminar, la cual debe tener lugar como máximo 45 días después de una detención, fue diferida por octava vez. Jesús fue acusado de cinco delitos, de los cuales se desestimaron legitimación de capitales, asociación para delinquir y lucro indebido de la administración pública después de tener su audiencia preliminar, quedando con instigación y agavillamiento.

Las ONGs Human Rights Watch y el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) solicitaron solicitado su “liberación inmediata”.67 La coordinadora del CPJ, Nathalie Southwick, declaró que “las autoridades venezolanas debíanretirar los cargos absurdos contra Jesús Medina y parar de buscar pretextos para prolongar su detención”.

En un video publicado en Twitter por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa de Venezuela (SNTP), la periodista peruana Juana Avellaneda, quien estaba con Medina al momento de su arresto el 29 de agosto de 2018, dijo que la había estado ayudando a ella y a un colega peruano con un proyecto de reportaje en Caracas. .

Avellaneda dijo que los tres periodistas esperaban en el metro cuando un grupo de hombres armados se acercó a ellos, pareció reconocer a Medina y le preguntó si conocía a los peruanos, antes de detenerlo. Avellaneda dijo que el periodista les dijo a los agentes que no conocía a los peruanos y que ella cree que si hubiera admitido conocerlos, también los habrían arrestado.

En una audiencia el 31 de agosto de 2018, un tribunal de Caracas acusó a Medina de lavado de activos, asociación delictiva, enriquecimiento ilegal contra actos de la administración pública e incitación al odio, según informes de prensa. El tribunal lo envió a la prisión militar Ramo Verde en las afueras de Caracas, en espera de juicio, según un tuit de María Fernanda Torres, abogada de la organización venezolana de derechos legales Foro Penal, que formó parte del equipo de defensa de Medina.

Según la vaga ley contra el odio de Venezuela, aprobada en noviembre de 2017, el delito de “incitación al odio” en la prensa o en las redes sociales se castiga con hasta 20 años de prisión.

Las fotografías y videos de Medina han aparecido en el sitio web Dólar Today, que tiene su sede en Estados Unidos y publica artículos críticos con el gobierno socialista de Venezuela. El sitio también proporciona información sobre el tipo de cambio del mercado negro del país.

El 10 de septiembre de 2018, Douglas Rico, jefe de la oficina de la policía de investigación criminal y forense de Venezuela (CICPC), dijo a los periodistas que el arresto de Medina estaba relacionado con un incidente del año anterior en el que el periodista dijo que fue secuestrado. Rico dijo que la agencia creía que Medina fingió su secuestro y que las autoridades emitieron una orden de arresto por “simulación de un acto punible”.

Rico se refería a un incidente en el que el periodista desapareció durante dos días. Medina había denunciado haber recibido amenazas por su trabajo antes de ser secuestrado el 4 de noviembre de 2017, según los informes. Más tarde ese mes, el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Diosdado Cabello, dijo en su programa de televisión, “Con el Mazo Dando”, que creía que el secuestro podría haber sido organizado, según los informes. El 23 de noviembre de 2017, Medina publicó un video en Twitter que acusaba a las autoridades de ordenar su secuestro.

El fotógrafo de Dolar Today apareció el 6 de noviembre de 2017 en la carretera Caracas-La Guaira, informaron fuentes oficiales. El propio comunicador dijo en su cuenta de Twitter que fue golpeado y torturado, que estuvo secuestrado y que su liberación fue posible gracias a la presión del gremio de la prensa y del público a través de las redes sociales.

«Me torturaron y amenazaron con matarme. Volví a nacer para seguir informando la verdad y luchar más por mi país Venezuela ando en resguardo», escribió Medina.

Jesús Medina había denunciado amenazas contra su vida a principios de noviembre de 2017, luego de hacer públicas fotografías recientes del Internado Judicial de Tocorón, donde además fue detenido por funcionarios de la Guardia Nacional al ingresar al penal con cámaras fotográficas y celulares junto a un grupo de corresponsales extranjeros.

El CPJ no pudo determinar cuándo se emitió la orden de arresto o por qué los cargos de la corte no incluían una referencia a la acusación de secuestro falso. Cuando el CPJ llamó al CICPC sobre su caso en noviembre de 2018, la persona que respondió dijo que no tenía información sobre el caso y que el CPJ tendría que visitar su oficina en Caracas para obtener más detalles sobre el caso.

Torres dijo al diario venezolano El Nacional el 1 de septiembre de 2018 que el equipo legal tenía 45 días para presentar materiales al Ministerio Público en defensa de Medina. El 15 de octubre de 2018, luego de transcurridos los 45 días, la fiscalía dictaminó que Medina permanecería detenido, escribió Torres en Twitter.

Las autoridades han acosado previamente a Medina por su trabajo. En octubre de 2017, las autoridades detuvieron a Medina mientras informaba en una prisión en el norte de Venezuela con dos periodistas internacionales, según los informes.

Según la ley venezolana, la audiencia preliminar de Medina, en la que los fiscales ofrecen justificación de los cargos formales, debería haber tenido lugar dentro de los 45 días posteriores a su arresto. Se retrasó ocho veces, la última vez el 2 de mayo de 2019, según informes de noticias. En seis ocasiones, la demora se debió a que el tribunal no había emitido la orden para que Medina fuera trasladado de la prisión al tribunal a tiempo, y la audiencia no pudo realizarse en su ausencia, dijo al CPJ Stefania Migliorini, abogada de Medina, en un comunicado. En las otras dos instancias, el tribunal no había solicitado el expediente a una sala de apelaciones donde se encontraba, lo que impidió que se llevara a cabo la audiencia, según el mismo abogado.

La audiencia preliminar de Medina finalmente se llevó a cabo el 23 de mayo de 2019, según informes de prensa. El juez confirmó los cargos de incitación al odio y asociación delictiva y retiró los otros cargos, y determinó que Medina permanecería detenido hasta la conclusión de su juicio, según esos informes. El 3 de octubre, fecha programada para el inicio de su juicio, el tribunal lo pospuso nuevamente hasta el 5 de diciembre, dijo el abogado de Medina al CPJ.

En abril de 2019, la abogada de Medina, Migliorini, informó a través de Twitter que había estado sufriendo depresión y había perdido alrededor de 22 libras. En la prisión no se proporcionó asistencia psicológica. La abogada confirmó la información sobre el estado de salud de Medina al CPJ en septiembre, y agregó que Medina estaba perdiendo la vista. También dijo que habían presentado solicitudes a la corte para permitir que Medina fuera llevado a un centro médico para un chequeo médico para ver a un oftalmólogo, un dentista, un psiquiatra y otros especialistas médicos, pero que el tribunal había ignorado las peticiones.

El 6 de enero de enero de 2020 se conoció la liberación de Medina. Así lo informo Alfredo Romero, abogado del Foro Penal Venezolano, a través de la red social Twitter.

Medina Ezaine en compañía de su abogada, Stefania Migliorini, agradeció a la prensa, a la comunidad internacional y a las organizaciones que estuvieron pendientes de su situación. “A los venezolanos, sigan luchando por la libertad del país”, dijo.

El 31 de agosto de 2020, durante casi una hora, volvió a ser detenido el reportero gráfico Jesús Medina Ezaine, trabajador del portal Dolar Today, situación denunciada por el Colegio Nacional de Periodistas (CNP), la ONG Espacio Público y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (Sntp).

Según estas instituciones gremiales, Medina fue abordado a las 3:00 p. m. por varios militares en motocicletas cuando salía de una panadería en el sector La California, municipio Sucre del estado Miranda, muy cerca de su lugar de residencia. A las 3:50 de la tarde del mismo 31 de agosto, se conoció que el trabajador fue nuevamente liberado.

En otro tuit indicaron: “El derecho a la libertad de expresión es un derecho humano indiscutible que debe ser respetado por los gobiernos. La detención arbitraria del reportero @jesusmedinae es una nueva agresión que busca silenciar la información”.

Al salir de la aprehensión, Medina aseguró en sus cuenta de Twitter que su detención habría sido ordenada por un militar de apellido Montilla por algunas publicaciones que realizó contra él en meses anteriores.

La periodista Mildred Manrique aseguró que el joven reportero fue llevado hasta el comando de la GN ubicado en la urbanización Altamira, en el municipio Chacao.

Comments


Leave a Reply


Your email address will not be published. Required fields are marked *