Friday, September 17, 2021


El empresario venezolano Carlos Verdugo Gazdix vuelve a ser señalado de fraudes después de ser arrestado en España en 2017 y que lo liberaran el mismo año

El 3 de mayo de 2017 funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) de Venezuela conjuntamente con…

By admin , in Internacionales , at May 25, 2021

El 3 de mayo de 2017 funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) de Venezuela conjuntamente con autoridades españolas lograron el arresto en España de un ciudadano que se encontraba solicitado por las autoridades de Venezuela.

Según un reporte de Karem Galvez en Expresa, el arrestado fue identificado como Carlos Enrique Verdugo Gazdix, natural de Venezuela con nacionalidad española adquirida. El hombre fue aprehendido en Barcelona, España, por poseer notificación roja por Interpol tras encontrarse solicitado por el Juzgado Primero de Control, de la Circunscripción Judicial del estado Aragua.

Gracias a un intercambio de información entre Interpol Venezuela e Interpol España y la cooperación mutua entre los funcionarios del Cicpc y la Policía de España, se logró la aprehensión del sujeto.

Un reporte de entonces indicó que Verdugo Gazdik se encontraba presuntamente investigado por los delitos de estafa, hurto calificado y daño a la propiedad.

Verdugo Gazdik permaneció arrestado en las instalaciones de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol de la Policía de España, lugar donde se adelantaron los procedimientos para ser puesto a disposición de la Fiscalía General de la Nación de España, para extradición a Venezuela.

Carlos Enrique Verdugo Gazdik, de 49 años de edad, es el principal accionista de Tarveca, compañía con la que recibió un total de $156 millones a través de la estatal Comisión Nacional de Administración de Divisas (CADIVI), fondos que fueron invertidos en la fábrica de vidrios automotrices Plavica.

Según un reporte de medios venezolanos, enriqueciéndose con los movimientos de sus empresas, Verdugo pronto se hizo propietario de una vida llena de lujos que eran financiados por los ingresos ilícitos de la empresa. El hombre no solo es propietario de las empresas Tarveca y Plavica, sino que además cuenta con empresas registradas en España y Panamá.

El 20 de julio del año 2016, Karin Salanova, una entonces diputada por la oposición a la Asamblea Nacional de Venezuela, denunció ante la Comisión Permanente de Contraloría del Parlamento venezolano a la empresa Plavica, debido a ilícitos cambiarios, pues con documentación en mano aseguró que eran injustificables los altos montos otorgados para importaciones no realizadas.

Verdugo Gazdik solía mostrarse en las redes junto a aviones, vehículos lujosos o tripulando yates.

Pero en el mes de agosto de 2017 los acontecimientos tuvieron un vertiginoso giro.

De acuerdo con información publicada por la revista del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC), el caso del ciudadano Carlos Enrique Verdugo Gazdix, entonces de 49 años de edad, acusado por los delitos de estafa, hurto calificado y daño a la propiedad, quedó totalmente esclarecido, pues según autoridades de justicia de Venezuela, el empresario nunca estuvo implicado en los hechos que le fueron señalados en mayo del mismo año.

El Circuito Judicial Penal del estado Aragua, Tribunal 1ero, de 1era Instancia Estadal, en función de control, decretó el sobreseimiento de la causa, al considerar que los hechos imputados supuestamente no revestían carácter penal, de acuerdo al Ordinal 2do del articulo 300 del Código Orgánico Procesal Penal (COPP).
El esclarecimiento del caso se habría logrado con la participación de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol de la Policía de España y el CICPC.

Vuelven las acusaciones de estafa

Tras su liberación y transcurridos cuatro años del incidente, el nombre de Carlos Enrique Verdugo Gazdix ha vuelto a sonar, esta vez en las redes, en donde algunos acusan al empresario venezolano de cometer estafas en la isla de Aruba, principalmente contra personas de su misma nacionalidad.

Comments


Leave a Reply


Your email address will not be published. Required fields are marked *