Friday, September 17, 2021


Alejandro Betancourt, sus escándalos y por qué es conocido como “bolichico”

Leolpoldo Alejandro Betancourt López es un joven empresario venezolano, hijo del pianista Leopoldo Betancourt y la diseñadora de joyas, Lilia…

By admin , in Internacionales , at February 14, 2021

Leolpoldo Alejandro Betancourt López es un joven empresario venezolano, hijo del pianista Leopoldo Betancourt y la diseñadora de joyas, Lilia López, Su bisabuelo, Hermágoras López, fue presidente de Venezuela en el siglo XIX. Alejandro Betancourt, como prefiere llamarse, estudió Economía Internacional en Suffolk University en Boston. En octubre de 2009, registró en Venezuela, junto a sus hermanos, primos y socios, la empresa llamada Derwick Associates, la cual en 14 meses recibió 12 contratos eléctricos de Corpoelec, CVG y Pdvsa. Como presidente Derwick, afronta dos demandas en Florida. Una del ex embajador de EEUU en Venezuela, Otto Reich; y otra del presidente de Human Rights Foundation, Thor Halvorssen. Su nombre fue vinculado al depósito de $500 millones en el Gazprom del Líbano, dinero pertenecientes a la CVG, cuyo destino fue durante un tiempo desconocido.

Leopoldo Alejandro Betancourt López, mejor conocido como Alejandro Betancourt, encabeza un grupo de empresarios jóvenes, conocidos como “los bolichicos”, que fueron puestos bajo la lupa periodística y luego judicial, vinculados con indicios de corrupción en obras eléctricas. El periodista Juan Carlos Zapata los bautizó como “bolichicos” para identificarlos como chicos enriquecidos bajo la administración gubernamental del chavismo. Investigaciones del periodista César Batiz –editor de Poderopedia Venezuela- develaron que la empresa Derwick Associates, presidida por Betancourt, obtuvo, sin experiencia, sin licitación, 12 contratos públicos en 14 meses, en el marco de la emergencia eléctrica. Sobreprecio y triangulación tecnológica se incluyen entre las irregularidades de su relación con el Estado.

Hijo del pianista Leopoldo Betancourt y la diseñadora de joyas Lilia López, Alejandro Betancourt cursó estudios de Economía y Administración de Empresas en la Suffolk University de Massachusetts, en Boston, Estados Unidos. Su página web www.alejandrobetancourt.es indica que fue gerente de Comercio para Latinoamérica en la Delegación de Reino Unido de ICC-OEOC, y miembro directivo de Guruceaga Group y de BGB Energy, ambas empresas relacionadas con el sector energético. “Desde que inicié mi trayectoria profesional, he decidido centrar mis actividades en el ámbito de la energía eléctrica, especialmente a través de proyectos de ingeniería termoeléctrica”, publicó en el portal.

La cumbre de su carrera gerencial se llama Derwick Associates, registrada originalmente en Panamá en 2003 por un contador público que vendió la marca a Betancourt, y luego en Barbados (junio de 2008), Venezuela (octubre de 2009), Estados Unidos (diciembre de 2010) y España (enero de 2011) .

En Venezuela, específicamente, fue inscrita el 28 de octubre de 2009, casi un mes después de recibir un contrato con la Electricidad de Caracas para la construcción de una planta eléctrica en Picure, estado Vargas. La compañía de Betancourt fue contratada por el Estado venezolano aún antes de existir, al menos legalmente, en el país.

El zar de la crisis eléctrica

Derwick Associates se dirige a la opinión pública”, tituló una de las páginas del diario El Nacional, el 18 de diciembre de 2012. El texto aludía a una presunta campaña difamatoria en contra de la empresa por parte del presidente del Banco Venezolano de Crédito, Oscar García Mendoza, y el periodista Alek Boyd, basados en información revelada por reportajes del periodista César Batiz, del diario Últimas Noticias. Las primeras sospechas comprobadas sobre la empresa fueron las investigaciones de Batiz: en 2011 publicó dos reportajes que develaron la adjudicación directa de contratos públicos en el marco de la emergencia eléctrica a empresas con poca experiencia y que, además, el Estado había comprado equipos eléctricos con sobreprecio.

Derwick –que ofrece servicios de procura, ingeniería, construcción, asesoría técnica, inspección, logística y transporte- fue favorecida, por adjudicación directa, con proyectos eléctricos administrados por la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y la Corporación Venezolana de Guayana (CVG): Picure (2009-2011) y Dual Tacoa en el estado Vargas; La Raisa I (2009-2011), La Raisa II (2010-2011), Guarenas I (2010-2011) y Guarenas II (2010-2011) en Miranda; CVG-Sidor I y II (2010-2011) en Bolívar; Las Morochas (2010-2011) en Zulia; Furrial (2010-2011) y Morichal (2010-2011) en Monagas; Barinas (2010-2012) en Barinas; y Bare (2010-2011) en Anzoátegui. Los directivos de Derwick tenían entonces un promedio de edad de 30 años y al menos dos de ellos, de acuerdo con la base de datos Maisanta consultada por el periodista, estaban residenciados en La Lagunita, uno de los sectores más pudientes de Caracas.

La página web de la compañía da cuenta de la culminación de las obras, aunque su expediente en el Registro Nacional de Contratistas está desactualizado y califica a la empresa como “inhabilitada para contratar con el Estado”. El RNC también registra otra compañía de Betancourt, en la que figura como director suplente y accionista con 30%: B.G.B. Energy, inscrita en Caracas en 1992, dedicada a la representación en Venezuela de empresas nacionales y extranjeras para la compra y venta de productos derivados del petróleo y afines.

Los socios de Betancourt en Derwick son Pedro Trebbau, vicepresidente de la empresa, Iker Candina, secretario de la Junta, Domingo Guzmán, director ejecutivo –como Betancourt y Trebbau-, y Ramiro Sierralta, representante legal. Y en B.G.B. Energy lo acompañan Luis Enrique Jiménez Mercado, director de la compañía, Joe Brandfort y Harol Giménez.

Conexiones con el alto gobierno

El reportaje Cable pelao en la Electricidad de Caracas de Batiz muestra los vínculos de Betancourt con Rodolfo Sanz, quien fue ministro de Industrias Básicas, y Javier Alvarado, quien presidió la Electricidad de Caracas, Bariven -filial de Pdvsa encargada de la compra de equipos- y fue viceministro de Desarrollo Eléctrico. De acuerdo con una denuncia del Sindicato de Trabajadores Profesionales Universitarios de Venalum, Sanz envió un facsímil a las compañías compradoras de metal de la CVG desde un número privado a nombre de Alejandro Betancourt para que depositaran el pago en una cuenta de Gazprom Bank del Líbano. El número correspondía entonces a la oficina de Derwick, donde informaron a otro periodista que Betancourt era asesor de Sanz.

“La única planta proyectada por Sidor bajo el mando del ex ministro y miembro del Estado Mayor Eléctrico la instala Derwick desde marzo de 2010, con equipos, según declaraciones de Sanz a la prensa, los vendió Gazprom, la empresa de energía rusa, dueña del banco del Líbano”, expone el reportaje.

El mismo número del facsímil, además, fue usado por el hijo de Javier Alvarado, Javier Alvarado Pardi, cuando exportó un carro a República Dominicana, de acuerdo con la base de datos Importgenius consultada por el periodista. Alvarado Pardi es compañero de secundaria de los directivos de Derwick: todos estudiaron en el Colegio Cumbre, de los Legionarios de Cristo en Caracas, de acuerdo con una demanda introducida en Estado Unidos.

En juicio

No hubo respuesta a las peticiones formales de información pública del periodista sobre los contratos de obras eléctricas, por lo que introdujo un recurso legal en la Sala Político Administrativa del Tribunal Supremo de Justicia basado en el derecho constitucional de acceso a la información. Su solicitud fue rechazada en abril de 2012. Introdujo un nuevo recurso ante la Sala Constitucional del TSJ en junio de ese año, pero en noviembre de 2013 también fue negado.

La contraloría periodística continuó y un reportaje posterior reveló que 81% de las 42 turbinas que el Estado compró a la dupla Derwick-ProEnergy correspondían a equipos de segunda y tercera mano provenientes de California, Misisipi, China, Qatar y Tanzania.

Derwick también intentó defender su imagen en tribunales estadounidenses: presentó una demanda en Miami, Florida, en septiembre de 2012, contra el presidente del Banco Venezolano de Crédito, Oscar García Mendoza, por presunta campaña difamatoria, pero luego la retiró en abril de 2013. Tres meses después, Betancourt, Trebbau y Francisco D’Agostino eran blanco judicial en el país norteamericano: fueron demandados en la Corte Federal de Nueva York por el ex embajador de Estados Unidos en Venezuela, Otto Reich, por su presunta vinculación con crimen organizado, corrupción, sobornos y chantaje a funcionarios públicos, fraude electrónico, difamación, conspiración, entre otros. Pero en mayo de 2015 Betancourt y Trebbau salieron ilesos de parte del proceso en su contra luego de que el juez J. Paul Oetken, del Distrito Sur de Nueva York, dictaminara su imposibilidad de ejercer jurisdicción sobre ellos al carecer de pruebas de que ambos tuvieran intenciones de establecer su domicilio de forma permanente en Nueva York. Sin embargo, continua el caso en tribunales aunque debilitado

En esa misma ciudad, en marzo de 2014, el periodista venezolano, activista de los derechos humanos y presidente de la organización Human Rights Foundation (HRF), Thor Halvorssen Mendoza, también demandó a Betancourt, Trebbau y D’Agostino por presuntos sobornos al presidente de la Asamblea Nacional y vicepresidente del partido de gobierno, Diosdado Cabello, a cambio de un contrato público que facilitaría el lavado de dinero y la sobrefacturación. Halvorssen los responsabilizó además del fin de su relación contractual con los medios Forbes.com y Huffington Post luego de presuntas cartas difamatorias de Derwick en su contra para, según el periodista, silenciarlo.

Negocio petrolero

Pacific Rubiales, la segunda compañía petrolera de Colombia –después de la estatal Ecopetrol-, es otro gran proyecto energético en los negocios de Betacourt: es él quien dirige el grupo de inversión internacional O’Hara Administración que en mayo de 2015 adquirió cerca de 20% de las acciones de Pacific Exploration & Production Corp., mejor conocida como Pacific Rubiales. Betancourt y sus socios rechazaron ese mes una oferta de la compañía mexicana Alpha SAB y Harbour Energy por el control de la empresa petrolera -registrada en Canadá- al considerar que subestimaba su valor.

“O’Hara Group no reveló que el Sr. Betancourt fuese el beneficiario de su participación accionaria en Pacific Rubiales, en aparente violación de las leyes de valores canadienses, hasta después de que había comprado el 19.82% de la Compañía. Ni O’Hara Group ni el Sr. Betancourt cuentan con una trayectoria pública significativa en la administración de activos de petróleo y gas”, expuso un comunicado de prensa de Alfa y Harbour Energy, que además alegaba opacidad del grupo inversor sobre sus intenciones en Pacific y la fuente de sus fondos para adquirir acciones.

En agosto, Betancourt y Orlando Alvarado (también venezolano y miembro de Derwick) se sumaron a la directiva de Pacific, mientras algunos medios colombianos comenzaron a adoptar el término venezolano “bolichicos” para identificar a las nuevas cabezas de la principal petrolera privada de su país.

En mayo de 2015, O’Hara Administración, un grupo internacional de inversores liderado por Alejandro Betancourt, se convirtió en el principal grupo de accionistas de la empresa petrolera Pacific Rubiales Energy controlando el 19,5 por ciento de sus acciones. A finales de agosto de 2015 Alejandro Betancourt pasó a formar parte de la junta directiva de Pacific Energy & Exploration. Betancourt declaró en una entrevista que el nuevo nombre reflejaba un enfoque más amplio de la petrolera en América Latina.

En agosto de 2016, O’Hara, que controlaba el 19,95% de las acciones, junto con el inversor mexicano Fernando Chico Pardo presentaron una oferta de restructuración de la deuda de Pacific por valor de $575 millones. Debido a la baja de los precios del petróleo, la empresa fue vendida a otro grupo y esto originó pérdidas a Betancourt.

En octubre de 2016 O’Hara junto con los fundadores de la red social Tuenti, Félix Ruiz y Hugo Arévalo financiaron por valor de 50 millones de euros a la empresa española Hawkers. ​ En noviembre de 2016, Hawkers reorganizó su cúpula directiva y nombró presidente a Betancourt.

Alejandro Betancourt es un accionista minoritario de Banca Credinvest, con sede en Lugano, confirmó Fulvio Pelli,  un abogado del banco suizo a  finews.com. Pelli dijo que Betancourt posee menos del cinco por ciento del banco suizo, que administra activos por valor de 2.310 millones de dólares y se encuentra en medio de un procedimiento de ejecución sobre posibles transacciones en PDVSA .

Según finews.com, Betancourt, quien viviría entre Londres y Madrid, es uno de una serie de los llamados bolichicos, o jóvenes empresarios bien conectados que se habían enriquecido bajo el régimen de Hugo Chávez . Según los informes, el hombre de 40 años es un conspirador venezolano anónimo que figura en una denuncia penal estadounidense que detalla un supuesto plan de corrupción de 1.500 millones de dólares en PDVSA, informó el « Miami Herald ».

Fotografías del sur de Madrid que el propio abogado estadounidense Rudy Giuliani publicó en un viaje a España comprueban que estuvo en las inmediaciones de la finca El Alamín del magnate venezolano Alejandro Betancourt López, mencionado en los Estados Unidos en un caso de lavado de cientos de millones de dólares del Estado venezolano, mediante un esquema corrupto. El propósito del viaje, que se dio luego de un encuentro previo entre Giuliani y Betancourt en un juego de los Yankees en Londres, habría sido el que Giuliani se uniera al equipo legal de Betancourt y ejerciera influencia a su favor en el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

También en Luxemburgo

El abogado venezolano, Alejandro Rebolledo, señala que desde Venezuela se han lavado $ 800 mil millones bajo el período chavista. En entrevista a Infobae, presentó un panorama de cómo varios empresarios lavan grandes cantidades de dinero. Uno de ellos, Alejandro Betancourt.

Alejandro Betancourt López apareció como el “beneficiario real” en al menos cuatro empresas registradas en Luxemburgo, de acuerdo a lo que publicó el Miami Herald.

El periódico estadounidense dio cuenta de que registros corporativos muestran que Latin America Ventures Sarl, Gainsboro Developments, Ming International y O’Hara Financial fueron utilizadas para canalizar cientos de millones de dólares para una serie de negocios que van desde operaciones de exploración de petróleo y servicios de transporte; hasta la producción de lentes oscuros, todos ellos fuera de Venezuela, que fue donde inicialmente amasó su fortuna.

“Se necesitan estructuras de empresas que tengan movimientos financieros importantes. Estos tienen estructuras importantes de varios tipos de negocios que les permiten recibir grandes cantidades de dinero”, analizó Rebolledo en la conversación con este medio. “Con estas estructuras se abren a todo tipo de actividades”, acotó.

Betancourt tuvo que anotar sus empresas en el registro de corporaciones de Luxemburgo tras la exigencia de la Unión Europea en 2019. El bloque adoptó una nueva política contra el lavado de dinero. “Gracias a que el registro público dio a conocer quiénes hacen los negocios, se pudo visibilizar”, le explicó Rebolledo a Infobae.

Luego explicó que “el gran problema es que la delincuencia organizada tiene el control de Venezuela. Opera sin sufrir persecución de ningún tipo y lo hace con total impunidad. La gravedad de este tipo de sujetos (como Betancourt en este caso) es que ayudan a que se mantenga un régimen criminal”, manifestó el especialista.

Rebolledo, en su sitio Antilavado de dinero, dijo que Luxemburgo es un lugar ideal para que personas como Francisco Convit y Betancourt escondan efectivo ilícito. Utilizaron el país, junto con otras jurisdicciones opacas, para establecer empresas y mover fondos entre ellas.

“Esta es una red de empresas que crea capas para transferir dinero con el fin de diversificarlo y ocultarlo”, concluyó Rebolledo.

Comments


Leave a Reply


Your email address will not be published. Required fields are marked *